Trail Valle de Tena

Trail Valle de Tena. Elogio a la montaña desmedida.

Texto: Kissthemountain

 

CIERRO LOS OJOS.

Valle de Tena. El hogar de la montaña. Las piedras, los pastos y los paisajes de otro mundo que saludan en cada rincón. Los rayos del sol que en ocasiones castigan pero que nos hacen no abandonar la esperanza. El agua de ibones que reflejan las barreras rocosas. Los ascensos interminables cuya dureza es capaz de arrancarnos una sonrisa. Las crestas en donde nuestra mirada libra una gran batalla entre el horizonte y la piedra donde apoyar las manos para seguir avanzando. Los descensos que desafían al vértigo suavizados en su final por el sonido del agua. El Garmo Negro, un mundo de obeliscos dislocados. La sensación de pequeñez ante un reino de granito en el que no nos queda otra opción que la de la humildad. La visión de refugios que nos tientan a entrar en ellos y abandonar esta locura pero a la vez nos trasmiten seguridad en el mundo de incertidumbre en el que nos hallamos inmersos. Lo salvaje de las pedreras durmiendo abrazado a la belleza de los ibones. Medir el tiempo en latidos. Y en gotas de sudor. El deseo de dejarse abrazar por la vegetación de los bosques. La mirada que se pierde en el horizonte a la espera de hallar de nuevo Panticosa. Montaña. Montaña desmedida y brutal. Valle de Tena.

ABRO LOS OJOS.

 

 

Creo que es la primera vez que me ocurre. Buscaba fotografías para ilustrar este artículo y como siempre esperaba elegir aquellas que mostrasen los rostros y las elegantes siluetas de corredores y corredoras. Por supuesto que las había. Y muchas. Pero mientras avanzaba por distintas galerías de imágenes me daba cuenta de que, con todo el respeto que se merecen, los protagonistas no eran ellos sino el escenario desmedido y salvaje que crean estas montañas, sus ibones naturales y unos senderos ante los que uno no puede dejar de preguntarse cómo se han ido creando.

 

Trail Valle de Tena

 

 

El Trail Valle de Tena es una de esas pruebas en la que cuestionarse si deberíamos llamarlas carreras de montaña o por montaña deja de tener el más mínimo sentido. El estudio de su perfil en la pantalla del ordenador nos pone en alerta de aquello a lo que nos enfrentamos, pero, aunque lo sugiere, y mucho, es incapaz de reflejar qué es esta prueba que este año celebra su quinta edición el último día de agosto, y para la gran mayoría de participantes, también el primero de septiembre.

Todo es exagerado. Su dureza y su belleza, los momentos de exaltación que nos hacen sentirnos únicos por practicar este deporte, y el pesimismo y la desesperanza al ver avanzar el tiempo y no los kilómetros. Todos y cada uno de los participantes en algún punto de su recorrido tendrá sentimientos de incertidumbre extrema. Se sentirán pequeños y a merced de una montaña que como siempre, pero en el Trail Valle de Tena más si cabe, tendrá la última palabra. No nos quedará más remedio que buscar la fortaleza en nuestro interior y recurrir, por supuesto, a la mayor de las humildades. Muchos abandonarán el camino sabiendo que han perdido una batalla pero han ganado conocimiento y experiencia. Otros llegarán al final del mismo, y aunque no hayan cumplido sus expectativas por un puesto en la clasificación al que renunciaron muchas horas antes, lo harán con una gran satisfacción.

 

 

El año pasado la modalidad Ultra 8K fue Campeonato de España FEDME. Seguro que todos los que participaron aún recuerdan los diez primeros kilómetros en los que se salvan más de 1.500 metros de desnivel positivo. Pero voy a centrarme en otro momento de la prueba. Imagina que llevas ya recorridos algo más de 25 kilómetros en los que has salvado 2.500 metros positivos y unos 2.000 negativos. Llegas entonces a Casa de Piedra y te detienes en el avituallamiento. Lees el perfil y ves que en los próximos cinco kilómetros tendrás que ganarle a la montaña más de 1.600 metros de desnivel, para que una vez coronado el Garmo Negro (3.064 msnm), lanzarte en un descenso de otros cinco kilómetros para encontrarte con el siguiente avituallamiento, el del refugio de Bachimana, 1.110 metros debajo de tus pies. Y todavía te quedarán 42 kilómetros, 2.570+ y 3.600- hasta meta. Vuelve a leer este párrafo y piénsalo, por favor. Cualquiera que esté dudando en realizar esta prueba puede sentirse intimidado por estos números, pero puedo aseguraros que la belleza de lo más salvaje que puedas imaginar te acompañará en cada uno de los metros de avance que marque tu GPS.

 

 

En cualquier caso, la Asociación Turística Valle de Tena y el Ayuntamiento de Panticosa, organizadores de este evento, con el patrocinio principal de OS2O y energías Panticosa, no sólo contemplan la modalidad 8K (77K – 6.800+) sino que ofrecen también la posibilidad de recorrer este impresionante entorno natural con la opción 4K (43K – 3.510+) o la 2K  (20K – 1.250+). Es sin duda una gran oportunidad de conocer uno de los rincones más bellos del Pirineo. Además, los acompañantes o familiares también podrán participar de multitud de actividades, incluso para los más pequeños (como el Mini Trail Valle de Tena, gymkanas y juegos), para  disfrutar de este escenario. Es importante señalar que los recorridos tienen como puntos de control y de avituallamiento los refugios guardados pertenecientes a la Federación Aragonesa de Montañismo (FAM). Todos ellos estarán abiertos y pueden ser reservados.

Aún estás a tiempo de ser parte de la quinta edición del Trail Valle de Tena. Un último consejo: si te impresiona correr de noche, es mejor que no leas la leyenda de las Brujas de Tena, pues muchos aseguran haberlas visto ocultas en bosques o bañándose en algún ibón.

 

 

 

Más información sobre Trail Valle de Tena.

No Comments

Post A Comment

¿Aceptas el uso de cookies? más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar