Ruth Croft. Scott Running

Ruth Croft. Sin límites ni fronteras.

A  

pesar de haberse hecho con la victoria de la CCC en 2015, no fue hasta el siguiente año, con motivo de su tercer puesto en Transvulcania, cuando nos fijamos en esta corredora nacida en Nueva Zelanda, pero ciudadana del mundo. Actualmente vive la mitad del año en su país natal y el resto en Europa para poder dedicarse plenamente a la competición. Parece que su elección no ha sido mala. Solamente en 2018 se ha hecho con victorias en carreras como Marathon du Mont-Blanc, OCC o Speedgoat. Ruth es, para nosotros, la imagen #blackandyellow de SCOTT.

 

Texto: Kissthemountain.

Kissthemountain: Anoche caí en la cuenta de que habíamos quedado para hablar hoy a las diez de la mañana, pero que en ningún momento mencionamos las zonas horarias. Pensé que quizás estabas en Nueva Zelanda y que no te localizaría. ¿Es buena hora para ti? [Esta conversación se mantuvo por Skype el 27 de septiembre].

Ruth Croft: Estoy en Suiza por el momento. No hay problema.

K: ¿Vives allí?

R: Durante los meses de verano sí, para poder competir.

K: Ruth, naciste en Nueva Zelanda, has vivido en Estados Unidos durante bastante tiempo, y después te mudaste a Taiwán. Tienes un estilo de vida un tanto nómada, ¿no?

R: El diciembre pasado volví a establecerme en Nueva Zelanda. He estado viviendo fuera de casa durante 10 años. Los últimos, desde 2012 a 2017, en Taipei (Taiwán), pero hacía demasiado calor para entrenar y estaba lejos de las competiciones en Europa, así que decidí dejar mi trabajo y volver a Nueva Zelanda. Vivo en el centro de la isla del sur, en una pequeña localidad  llamada Wanaka. Cada año, estoy allí desde noviembre o diciembre hasta mayo, antes de volver a Europa para poder competir.

K: ¿Qué tipo de trabajo hacías en Taiwán?

R: Trabajaba para Garmin, en marketing para el sudeste asiático.

K: ¿Trabajas cuando vuelves a Nueva Zelanda o te centras exclusivamente en tu vida deportiva?

R: Cuando vuelvo allí, busco un trabajo. El tiempo que estoy en Europa, no.

K: ¿Por qué decidiste ir a vivir a Estados Unidos y luego a Taiwán?

 

Ruth Croft. Scott Running

 

R: En el caso de Estados Unidos fue por una oportunidad de completar mi graduación con una beca que obtuve para estudiar en la Universidad de Portland (Oregón). En Nueva Zelanda hubiese sido muy difícil conseguir algo parecido. Crecer allí es hacerlo en el fondo del mundo. Nueva Zelanda está muy aislada. Muchos  jóvenes de allí, si tienen la oportunidad de salir lo hacen porque somos curiosos sobre lo que ahí fuera de nuestro entorno. No es como vivir en Europa donde durante el fin de semana puedes ir a otros países. Fui a Taiwán no realmente porque lo desease. Mi visado se acabó y tenía que salir. Había estado en China cuando tenía 14 años para los campeonatos del mundo de atletismo junior. Disfruté muchísimo de la cultura asiática. No había estado en Taiwán, pero sabía que vivir en China era muy complicado. También estaba interesada en Corea o en Japón, pero me decidí a ir a Taiwán. Pensaba que si no me gustaba podría dejarlo, por lo que no era una apuesta muy complicada de aceptar. Los años que he estado allí he disfrutado muchísimo de la gente y de este impresionante país. Hice una muy buena comunidad, especialmente de running. Estuve enseñando inglés y luego trabajando para Garmin. Pero llegué a un punto en el que vivir en una ciudad como Taipei, tan poblada, no me satisfacía. Me frustré porque trabajaba de lunes a viernes, y un 90 o 95 por ciento de mi running era sobre asfalto. Era difícil entrenar para las carreras en Europa con temperaturas de 35 grados y mucha humedad. No es lo mejor. Llegué a la conclusión de que no era bueno para poder llevar mi vida deportiva al máximo y decidí volver a Nueva Zelanda para pasar allí seis meses entrenando. El resto del tiempo lo haría en Europa para competir. Es la única forma en la que puedo hacerlo. Quiero competir en Europa,  y estar aquí durante estos meses es la única forma. Tomar vuelos de ida y vuelta a Nueva Zelanda no es viable.

 

 

K: ¿Cómo era tu vida relacionada con la montaña cuando eras pequeña?

R: Donde crecí no tenemos montañas realmente grandes. No es como en Europa. Llueve mucho y es un terreno muy escarpado y técnico. Creo que esto me ha marcado como corredora.

K: Empezaste en el mundo del atletismo. Entre otras pruebas realizabas 3.000 obstáculos y campo a través. ¿Recuerdas tus primeras carreras de montaña? Te he oído decir que tu primer ultra fue en Taiwán. Querías tomar parte de una prueba de 15 kilómetros, pero al estar las inscripciones agotadas, tuviste que hacerlo en una de 50, ¿no?

R: Mucho antes de estar en Taiwán, en Nueva Zelanda, cuando entrenaba para campo a través,  solía correr por montaña, normalmente los domingos. Hacía carreras de trail fuera de temporada cuando era muy joven. La carrera que mencionas de Taiwán, sí que fue mi primer ultra. Crecí muy expuesta al trail running. No recuerdo mi primera carrera en Nueva Zelanda. Probablemente fue en Taiwán cuando ya empecé a correr específicamente carreras de trail. Antes sólo lo hacía como un complemento para la temporada competitiva en atletismo o de campo a través. Era 2012 aproximadamente.

K: Mi primer ultra fue en Ultra Pirineu en 2013.

 

R: ¿Vas a correr allí este fin de semana?

K: No, este año no voy a poder ni siquiera estar en Bagà para ver la carrera. El año pasado sí que estuve. Coincidí contigo en un bar que había montado La Sportiva en las calles del centro. Estabas allí con Tom Owens. ¿Tú vas este año?

R: No, no tengo pasaporte ahora mismo. Tengo que volver a Nueva Zelanda para coger un visado. No puedo moverme.

“Si compitiera demasiado, perdería esa ilusión. Me gusta cambiar mucho de tipo de carrera y no hacer siempre aquellas en las que soy fuerte y que se adaptan a mis condiciones. Pruebo distintas cosas. Este año incluso he estado corriendo por asfalto. Es una buena forma de mantener la motivación y el interés en competir”.

 

K: ¿Estás como en una cárcel suiza?

R: [Risas]. Sí, ¡no es un mal sitio!

K: Preparando esta charla, un nombre venía constantemente a mi cabeza: Anna Frost. Ser de Nueva Zelanda supongo que la hará estar de alguna manera presente en tu vida…

R: Sí, cuando hacía el campeonato de carreras de montaña junior, ella estaba en el equipo senior. He coincidido con ella en muchos lugares. Recuerdo en Transvulcania hace tres años. Pero tampoco hemos tenido mucho contacto.

K: ¿Es ella fuente de inspiración para ti?

R: Sí. Es bueno ver lo que ella ha sido capaz de hacer. Eso definitivamente ayuda.

K: Va a ser madre ahora…

R: ¡Sí!

K: Ruth, corres y compites desde hace mucho tiempo. Me gustaría saber si has sufrido períodos de bloqueo mental que hayan detenido tu carrera deportiva. Me pareció ver en un vídeo que incluso tuviste un período oscuro en el que solías salir mucho por la noche. [Risas].

 

R: He tenido algunos momentos de bloqueo. Cuando fui a Estados Unidos estuve lesionada cerca de dos años. Fue un período muy difícil en el que sufrí varias fracturas. Era la primera vez en mi vida que tenía que parar. Me agobié un poco porque correr era el principal foco en mi vida. Me hizo replanteármela y darme cuenta de que correr es lo más importante para mí. Después de estar lesionada durante tanto tiempo, me mudé a Taiwán, no por motivos deportivos sino por buscar algo diferente. También paré de correr durante seis meses. Era la primera vez que mi vida no estaba estructurada en torno al entrenamiento y a la competición. En Nueva Zelanda siempre había estado representando a la selección como junior; en Estados Unidos también estaba dentro de un programa de campo a través. Cuando fui a Taiwán no me sentía en el sistema. Salía por las noches y bebía. Mucha diversión al principio. Pero entonces decidí parar y volver a correr por mi salud. Llegué incluso a ganar bastante peso. Correr además era una forma de conocer gente. Cuando fui a vivir allí no conocía a nadie. Este deporte es bueno para conectar con personas con aficiones comunes cuando estás fuera de tu país.

K: Has estado en gran parte de las carreras más importantes del mundo, ganando en muchas de ellas. Me gustaría saber cómo mantienes la motivación.

R: Creo que soy buena para tenerla alta. Intento no competir mucho durante la temporada para no quemarme. Tengo también un muy buen coach que me mantiene siempre arriba. Creo que es fundamental no competir demasiado. Es importante que cuando estés en una línea de salida sea porque realmente quieres intentar dar lo mejor de ti mismo. Si compitiera demasiado, perdería esa ilusión. También me gusta cambiar mucho de tipo de carrera y no hacer siempre aquellas en las que soy fuerte y se adaptan perfectamente a mis condiciones. Pruebo distintas cosas. Este año incluso he estado corriendo por asfalto. El próximo año creo que lo haré incluso más. Es una buena forma de mantener la motivación y el interés en competir.

 

K: En 2015 ganas CCC [UTMB]. Desde entonces has tenido victorias en Ultraks 30K, Templiers, Maratón de Ultra Pirineu, Marathon du Mont- Blanc, Speedgoat, OCC y en otras muchas carreras, además de muchísimos podios. ¿Hay alguna carrera que suponga un punto de inflexion en tu vida deportiva?

R: Sí, creo que para mí fue muy importante la carrera de Templiers del año pasado. Las carreras de antes tuvieron lugar cuando aún vivía en Taipei compaginando trabajo y entrenamiento. Templiers supuso la primera carrera en la que lo había dejado todo para centrarme exclusivamente en competir. Era un riesgo, pero me demostré que podía moverme de esa manera y entrenar poniendo todo de mi parte para ser más fuerte. Templiers fue una carrera muy importante en mi vida deportiva.

K: ¿Vives de este deporte actualmente?

R: Sí, a medias. Cuando vuelvo a Nueva Zelanda debo trabajar durante seis meses.

K: Hace un par de meses, hablábamos con Ragna Debats sobre su carrera más especial. Ella nos decía que no dependía tanto del recorrido o del entorno, sino de otras circunstancias como el nivel competitivo, el hecho de haber superado alguna dificultad… ¿Puedo preguntarte por alguna carrera especial para ti que recordarás el resto de tu vida?

“Creo que para mí fue muy importante la carrera de Templiers del año pasado. Las carreras de antes tuvieron lugar cuando aún vivía en Taipei compaginando trabajo y entrenamiento. Templiers supuso una carrera en la que lo había dejado todo para centrarme exclusivamente en competir. Era un riesgo, pero me demostré que podía moverme de esa manera y entrenar poniendo todo de mi parte para ser más fuerte””.

 

R: Probablemente Zegama. Creo que cubre todo lo que debe tener una carrera. Público, un escenario espectacular y un nivel competitivo muy alto. Me gustan las carreras donde hay muchos competidores y Zegama los tiene. Hace dos años hice séptima u octava. No fue mi mejor carrera, pero el ambiente fue realmente increíble.

K: ¿Qué ha cambiado en Ruth Croft desde su victoria en CCC 2015?

R: Ese año fue importante para mí. Desde entonces creo que tengo mucha más experiencia. Correr se ha convertido en lo más importante en mi vida. Esos son básicamente los únicos cambios.

K: ¿Tienes la misma ilusión que al principio? Los últimos dos o tres años han sido increíbles para ti a nivel competitivo. Si miras al próximo año, ¿sientes algo de presión?

R: No, no creo. Para mí este año ha sido muy bueno, probablemente el mejor. He controlado mucho las carreras y he llegado a un nivel altísimo de estado de forma. Otros años competía en mayor número de pruebas y era muy duro para mí llegar a la línea de salida no sintiendo que mi entrenamiento había sido el más adecuado. Pero este año todo ha cambiado. He notado que los meses que he pasado en Nueva Zelanda eran donde tenía que estar, preparando perfectamente la temporada y entrenando en las mejores condiciones. No pongo mucha presión en mí para el futuro.

 

K: ¿Dónde te ves en el corto, medio y largo plazo? Creo que hoy en día eres una de las mejores corredoras en distancias que van de los 40 a los 70 kilómetros. ¿En qué tipo de pruebas te ves en los próximos 2 o 3 años? ¿Y dentro de 5 o más?

R: El año pasado hice Lavaredo Ultra Trail [Prueba de 120 kilómetros] con la intención de quizás probar este año con las 100 millas, pero realmente odié la experiencia. No por la carrera sino por mi cuerpo. Fue una muy mala experiencia. Quizás me dejé llevar por la moda de este tipo de distancias sin escuchar lo que estaba hecho para mí. Este año me he centrado en carreras más cortas que realmente he disfrutado. En los próximos dos años, mientras sea joven y rápida, prefiero hacer carreras de menor distancia. Cuando pasen unos años y quizás sea menos veloz, entonces saltaré a las 100 millas, pero no ahora. No quiero quemarme como les pasa a muchos atletas. Por el momento mi límite es de 50 millas. No estoy interesada en hacer carreras mayores. Es someter tu cuerpo a un gran estrés. Ni tan siquiera tengo en mente los 100 kilómetros.

K: ¿Qué tal con las carreras más técnicas? Creo que me vas a decir que prefieres las que son más rápidas, pero tienes buenos resultados en carreras como Kima. También estuviste en Glen Coe hace un par de años, ¿no?

R: Sí, estuve allí, pero fue una etapa estúpida de mi vida. Hice cinco pruebas en seis semanas. Glen Coe fue la última. Estaba muy quemada e hice una carrera horrible. Respecto a Kima, hice segunda, pero si miras mi tiempo, éste no fue bueno. Fui lenta. No había un gran nivel competitivo. Creo que prefiero carreras más “corribles”.

K: ¿Quieres mejorar este aspecto o crees que tienes suficiente con carreras más rápidas y que se adaptan mejor a ti?

R: Prefiero éstas. No creo que las haga, pero nunca puedes estar segura.

K: Cómo es tu relación con SCOTT y con tus compañeros?

R: Estoy con SCOTT desde julio de 2016. Es realmente un equipo muy bueno. Pequeño, pero centrado en las carreras que me gustan y hago: skyrunning y maratones. Me apoyan muchísimo y eso es muy importante cuando vienes de tan lejos. Mis compañeros son gente excelente que me hacen crecer como atleta.

K: Me gusta la imagen del #blackandyellow. [Colores de la equipación del equipo SCOTT].

R: Sí, a mí también.

K: ¿Qué tal con GARMIN?

R: Estoy esponsorizada por GARMIN Taiwán. Ya te he comentado que trabajaba para ellos. Comprendieron que vivir en Taiwán no era lo mejor para mi carrera deportiva, y me han seguido apoyando. Han sido muy considerados. Cuando trabajaba allí respetaban mucho mi calendario competitivo. Me han hecho sentir muy afortunada y siempre me han dado un gran apoyo.

K: Si miramos la escena competitiva del trail running femenino, el nivel es enorme. Pienso en Ida Nilsson, Megan Kimmel, Hillary Gerardi, Sheila Avilés, Laura Orgué, Holly Page… Muchas veces pienso que la competitividad es incluso mayor que en el trail masculino.

R: Creo que hay mucho más nivel en el lado de las mujeres que en años previos. Hay alguien que no has mencionado y que está compitiendo en Europa a un nivel muy alto. Es Yao Miao, de China. Creo que es una corredora tan espectacular como las que has dicho. En el futuro veremos muchas más mujeres que vienen de estos países compitiendo en Europa. Oirás hablar de ella.

K: ¿Dónde te veremos el año que viene? ¿Skyrunning World Series?

R: No estoy segura del todo. Las Skyrunning World Series te obligan a correr cinco pruebas para poder estar arriba en el ranking. Creo que son muchas. Golden Trail Series es un buen formato ya que son sólo tres y eso te permite hacer otras carreras. Pero aún no estoy segura de dónde estaré.

 

 

 

Tags:
No Comments

Post A Comment

¿Aceptas el uso de cookies? más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar