Katia Fori

Katia Fori. La fuerza de la pasión. Atleta Team Columbia

 

K

atia tiene 46 años. Es italiana. Trabaja en banca.

Es muy activa y determinada en todo lo que hace. Además es impulsiva y tiene un gran sentido de la justicia. No puede estar parada y siempre está pensando en alguna actividad. No le gustan las personas que hablan sobre hacer cosas, sino que prefiere a aquellas que las hacen.

Está casada con Nicola. Él también es un atleta y precisamente quien le enseñó a amar el trail running. Katia empezó a correr en 2007 con el ambicioso objetivo de tomar parte del Ultra Trail du Mont-Blanc. Está plenamente enamorada de este deporte y de esta carrera desde que su marido la hizo en 2006.

Todas sus aficiones giran alrededor de la montaña. Además de correr, se le da muy bien el esquí de montaña y la bicicleta. Para rendir al nivel que a ella le gustaría, debería dedicar prácticamente todo su tiempo al entrenamiento, pero necesita sacar tiempo para pasarlo con su familia y sus amigos. Para ella esto es muy importante. Como también lo es viajar. Por eso, en los últimos meses ha estado en China, Portugal, Francia y Escocia. En poco tiempo también estará en Lanzarote.

Cuando no entrena por la mañana, suele despertarse a las 06:30 para ir a la oficina hasta aproximadamente las 18:00. Al volver a casa se prepara para entrenar. Si, en cambio, decide hacerlo a primera hora del día, su despertador suena a las 05:00.

Katia no sigue una dieta especial. Simplemente come de una manera saludable, sin grandes restricciones. Le encanta salir a cenar y ama los postres y el chocolate. Dos días antes de competir, suele hacer carga de hidratos.

Casi siempre entrena con su marido. Él la sigue y apoya en las carreras más importantes. Entre semana entrena en los parques de su ciudad, Parma. Durante los fines de semana lo hace en los cercanos Apeninos, donde también organiza una carrera llamada Tartufo Trail. En otras ocasiones se desplaza al valle de Aosta, no muy lejos de Chamonix.

Katia ama correr por la montaña sin estar pendiente del reloj y sintiéndose plenamente libre disfrutando de la belleza del entorno. Cuando no tiene más remedio que hacer entrenamientos de intensidad, prefiere la compañía de amigos. Tiene claro que correr con ellos supone disfrutar el doble y reducir el cansancio.

A Katia le mueve la fuerza de la pasión.

 

Katia Fori

 

“Mi marido, Nicola, era el verdadero atleta. Yo sólo le seguía en sus carreras. En 2006 corrió su primer UTMB mientras yo le prestaba asistencia. Así fue como me enamoré de esta carrera y me prometí que algún día la terminaría. Empecé a entrenar y en 2008 hice realidad mi sueño. Corrí con Nicola y cruzamos la meta juntos, de la mano”.

“Hice mi primer trail en 2007. Fueron 70 kilómetros con 4.000 metros de desnivel positivo. La noche de antes no pude dormir. Pensaba que no podría terminarla en el tiempo que daba la organización. La carrera arrancó a las 04:00 bajo una intensa lluvia. Todo el terreno estaba embarrado y resbaladizo. A pesar de esto, conseguí terminarla. Me sentí muy orgullosa. Ese mismo día, ya estaba planeando la siguiente”.

“Mi trabajo en un banco no me permite seguir un entrenamiento demasiado estricto. Vivir en la ciudad hace que tenga que adaptarlo a esta situación. Durante el invierno, enfoco el entrenamiento a la calidad. En verano alterno el correr con la bicicleta. Cada fin de semana intento ir a la montaña”.

 

“Nicola nunca ha dejado de competir del todo. Sin embargo, en mis carreras más importantes, como UTMB o pruebas de la Copa o Campeonatos del Mundo, él decide ayudarme y prestarme asistencia. Para mí es muy importante. Simplemente una mirada basta para saber qué necesitamos”.

“Sentir el calor de público es algo que aprecio mucho, especialmente cuando se acumulan los kilómetros y las fuerzas escasean. Me impulsa a seguir hacia adelante”.

“Al principio, la oscuridad en carrera me genera cierta ansiedad, pero entonces me acostumbro y me siento parte del entorno disfrutando del cielo y de sus estrellas. Sin embargo, adoro los amaneceres. No sólo cuando estoy compitiendo. Cuando el sol sale y la luz vuelve siento como si toda la carrera fuera cuesta abajo”.

“Vuelvo a UTMB. Mi camino hacia esta carrera pasa por Mozart 100 en Austria y otras carreras del Ultra Trail World Tour que utilizaré como preparación. Como miembro de la selección italiana, también tomaré parte de otras pruebas. Lamentablemente no será el europeo pues coincide con la carrera de Chamonix”.

 

“Mis imprescindibles son la chaqueta para lluvia Columbia OutDry Extreme y las zapatillas Columbia Montrail Alpine FTG”.

“No es fácil compaginar el trabajo con la familia y los entrenamientos. A veces me siento tan cansada que pienso en dejarlo, pero tan pronto como vuelvo a la montaña todo cambia. Esta es la vida que quiero. Esta es la vida que necesito para sentirme bien conmigo misma y con los demás”.

 

Tags:
No Comments

Post A Comment

¿Aceptas el uso de cookies? más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar