Jonatan Flor Entrevista

Jonatan Flor. Hit et nunc. Carpe diem.

Jonatan Flor A

Jonatan Flor B

 

 

J  

onatan Flor vive para escalar. De padre montañero, con apenas 23 años tiene una gran proyección en el mundo de la escalada deportiva. Alicantino, crecido y formado en una de las zonas con más tradición escaladora del territorio español, no concibe hoy en día otra manera de vivir. Colgado de una cuerda desde la infancia, dedica su tiempo a mejorar y a pelear para encadenar las vías más duras del panorama deportivo. Tras anotarse a finales de primavera su primer 9a+ (No pain no gain), puso el punto rojo a dos líneas de 9b a lo largo del verano (Ali Hulk Total Extension Total sit start y Apocalipsis de la Gioconda) en Rodellar, donde lleva seis meses viviendo en su furgoneta. Escalar y respirar. Reflexiones desde el mundo vertical y extraplomado.

 

Texto: Alex Colomina | Kissthemountain. 

Fotografía: Javipec Photo.

 

Kissthemountain: Hola Jonatan. ¿Cómo va todo? Estamos encantados de hablar contigo. Enhorabuena por las últimas vías realizadas con éxito. Hay que escalar mucho para encadenar 9b. ¿Es tu primer verano en Rodellar?

Jonatan Flor: Hola Álex. La verdad es que todo genial. Muchas gracias. Estuve aquí por primera vez hace unos seis años. Después me centré más en la competición por lo que no había vuelto. Esta temporada he retomado la roca con muchas ganas y es la primera vez que paso una larga temporada en esta zona. Aquí estoy encantado. Se me ha pasado el verano volando.

K: ¿Cuándo llegaste?

J: Llegué a mitad de abril y no me he movido. Llevo seis meses viviendo en la furgoneta. Ni siquiera he bajado a Alicante.

K: Seguro que encontraste muy buen ambiente.

J: Sí, es genial. Todo son escaladores. Mucha gente motivada con la que compartir buenos ratos.

K: ¿Cómo es un día cualquiera en Rodellar?

J: Aquí para mí todo está enfocado al cien por cien en escalar. Los días giran en torno a estar bien para pasar horas haciendo lo que más me gusta. Cuido la nutrición, el descanso… A día de hoy vivo para escalar. Para mí tener la oportunidad de estar viviendo de esta manera es un gran regalo. Me siento un privilegiado. Vine con la idea de que sólo iba a escalar y al final acabé trabajando el verano en el camping.

 

 

K: Antes de entrar en tus últimos logros, me gustaría que retrocediésemos al pasado y nos hablarás de tus inicios en el mundo de la escalada.

J: Empecé con siete años, muy joven. Mi padre hacía montaña. Escalaba y empezó a llevarme a actividades asequibles para un niño. Él fue quien nos enseñó a mí y a mis hermanos este mundillo. Todo fue progresivo. Poco a poco. Siempre escalé en roca más que en rocódromo. La verdad es que somos unos afortunados porque en la zona hay muy buenas escuelas de escalada. Además, justo donde vivo, en Elda, hay unos sectores buenísimos.

K: ¿A qué edad empezaste a competir?

J: Con 15 años comencé a ir a las primeras competiciones. Siempre escalaba en roca y si había alguna competición intentaba acudir. Me gustaba mucho. A los 17 fue cuando realmente dejé la escalada en roca y me centré en entrenar específicamente. Hasta entonces había viajado algo, conocía muchos sitios y había probado vías interesantes, pero me apetecía entrenar. Dedicándole horas empecé a competir un poco más. Pasaron casi cinco años, de los 17 hasta la temporada pasada. He estado mucho tiempo alejado de la roca, centrado sobre todo en las competiciones de bloque. A pesar de haber estado siempre en roca, me encontré muy cómodo en el búlder, así que allí fue donde pasé prácticamente todo el tiempo.

K: Yo, que estoy centrado en el deporte aeróbico, por mi propia experiencia y por mis estudios, planificando a corredores y a esquiadores de montaña, siempre tengo preguntas acerca del entrenamiento para la escalada, en el que se trabaja como componente imprescindible lo anaeróbico, y todo gira en torno a la fuerza. ¿Qué diferencias hay en el entrenamiento entre las épocas que estuviste más centrado en competir y ahora, que estás encadenando vías durísimas?

J: Cuando sólo escalas en roca, entrenas poco en rocódromo, o al menos yo. Intento escalar lo máximo y si voy al roco con los amigos es a probar cuatro cosas más que a seguir un entrenamiento específico. Así fue hasta que empecé a competir. A partir de ahí entrenaba sólo para rendir específicamente en las competiciones. Dedos, fuerza y mucho físico. Entrenar el estilo que hay ahora en las competiciones, buscar rocódromos bien equipados para que sea muy específico, lo más parecido posible a lo que te vas a encontrar… Es muy diferente entrenar para encadenar vías en roca que para rendir compitiendo.

K: Al final, si entrenas para escalar en roca estás haciendo actividad y puedes tener una visión más amplia y diversa que si sólo entrenas indoor.

J: Exactamente. Los bloques que hacía para entrenar estaban mucho más centrados en hacer series muy específicas de fuerza con una buena distribución de carga, volumen e intensidad.

K: Otros escaladores jóvenes de alto nivel con los que hablamos nos cuentan que a veces les cuesta encontrar compañeros para compartir sus aventuras, porque sus amigos no escalan

Jonatan Flor C

Jonatan Flor D

 

vías tan duras como ellos. ¿Es ése tu caso?

J: Yo siempre he tenido gente con la que compartir la actividad. Por suerte, en mi zona escalamos muchos y hay un nivel muy alto. Siempre me ha sido fácil encontrar a otros escaladores. Y cuando he salido, también he tenido compañeros para escalar. Es verdad que pueden hacer menos grado que tú, pero siempre ha sido gente muy motivada con la que he estado encantado de pasar el día probando vías. Hasta ahora me he entendido bien con los demás y me han acompañado. No me parece difícil este tema. Es verdad que en el mundo del alpinismo o de la tapia sí puedes estar más limitado para encontrar un compañero joven y del mismo nivel, pero no ocurre tanto en la deportiva.

K: En este número de Kissthemountain también hablamos con Jorge Díaz-Rullo. Los jóvenes venís pisando fuerte…

J: ¡Qué bien! Es que ahora hay gente joven súper motivada. Es brutal. Yo lo disfruto mucho. Me encanta el momento que estoy viviendo.

K: Centrémonos ahora en las vías duras de roca. ¿Cómo son tus entrenamientos para encadenar un 9b? ¿Cuántos pegues puedes darle en una sesión?

J: La verdad es que un montón. Cuando pruebo una vía y es un proyecto a largo plazo, no pienso si tardo mucho o poco en encadenarla. Intento no pensar en el tiempo que le dedico, sino que simplemente me centro en probar y en ser perseverante hasta que sale. Depende de la vía. Por ejemplo, el último 9b, Ali Hulk Total Extension sit start, es una larguísima de unos 55 metros, muy difícil de probar, porque siempre tienes que subir hasta arriba y desgasta mucho si la quieres entrenar varios días seguidos. En ese caso, hacía un par de intentos al día, tres como mucho.  No me daba para más.

K: Por gente que conozco de tu ámbito, destaco esa cabezonería de estar colgado durante meses

 

Jonatan Flor E

Jonatan Flor E

 

en la misma vía para ser capaz de encadenarla.

J: Personalmente me encanta probar una vía muy dura que me suponga un reto, sin saber si realmente puedo encadenarla o no. Hay gente a la que no le gusta eso, y prefiere hacer más vías y menos grado porque se agobia de tanto probar. A mí, poder pasar horas y horas pensando en un objetivo ambicioso es de las cosas que más me motivan.

K: Eso es lo importante. Ir hacia adelante con el objetivo que a cada uno le motive. Si todos tuviéramos el mismo, sería aburrido. Si se equipan vías tan duras es para gente como tú, que tiene esa capacidad de pelear lo que haga falta con el fin de llegar hasta arriba.

J: Así es. A mí me encanta, aunque es verdad que hay momentos… Según te encuentres, puede haber épocas en las que probar una vía dura es muy complicado y es preferible escalar más fácil y rápido. Eso también es motivante. Todo son prioridades que van evolucionando. Ya se verá en el futuro hacia qué modalidades voy tirando. Si me motiva más seguir en deportiva, hacer vías largas, montaña… De momento me encanta lo que hago y lo disfruto a tope. Estoy encantado.

Hic et nunc. “La eficacia de un mito no consiste en su adecuación a la verdad, ni sus posibilidades de realización, sino en su capacidad hic et nunc para producir ciertos efectos”. Hace casi 2.800 años de los primeros escritos encontrados en nuestra lengua madre y sus expresiones aún siguen muy vivas. Sólo existe el presente. Antiguos proverbios en nuestra realidad, una cultura sabia, con preguntas y respuestas sobre la vida y la felicidad. Aquí y ahora.

K: ¿Descansas algún día a la semana? Imagino que te costará estar parado con esas ganas de escalar que transmites.

J: Sí, toca descansar de vez en cuando [Risas]. La piel duele a veces. Hay días después de una jornada dura en la que no te puedes ni mover. Soy un poco anárquico y si me apetece y me encuentro bien escalo todo lo que puedo.

K: ¿Te gustaría volver a competir o crees que es algo que ya quedó atrás?

J: Sí que me gustaría. Ahora estoy centrado a tope en la roca, pero sí que tengo el pensamiento en la cabeza de volver a competir. Seguro que llegará el momento. Quizás el año que viene vaya a alguna competición. No me gustaría estar tan centrado sólo en competir como estos años atrás, preferiría no estresarme demasiado y compaginar ambas disciplinas de la escalada. La competición me aporta, me ayuda a mejorar, pero quiero disfrutar de la roca y no dejarla.

K: ¿Has hecho cosas de montaña? ¿Te gusta perderte por el monte?

J: Cuando empecé de niño, hacía algo con mi padre y hasta los 13 o 14 años salía por la montaña. Luego ya me centré totalmente en la escalada deportiva y en la competición. A día de hoy me parece complicado. No me motiva mucho. Me gusta estar a tope en lo que hago. Y de momento, es deportiva. Ya se verá en el futuro si me motiva ir probando y dedicando tiempo a otras actividades.

K: ¿Cómo se presentan los siguientes meses? ¿Vuelves en breve a Alicante?

J: Ya me queda poco en Rodellar. La idea es ir un par de semanas a Margalef a probar algo antes del invierno y después bajar a casa a ver a la familia. Si me va bien en Margalef y estoy motivado volveré a seguir intentando proyectos. También tengo intención de visitar Cuenca. Quiero probar otras vías pendientes. De momento este año lo que tengo en mente es todo escalada. Me aporta muchísimo. Ya tendré tiempo de pensar en volver a trabajar cuando haga falta.

K: Tienes el apoyo de Black Diamond, ¿no? ¿Cómo fue el acercamiento? ¿Qué tal estás con ellos?

J: Empecé hace unos tres meses y estoy encantado. Que te apoye una marca así es brutal, y el trato que da Black Diamond es buenísimo. No sé cómo será con otras, pero mi situación es genial. La atención al deportista, facilidades en cuanto a material… Todo

 

Jonatan Flor G

 

es muy fácil y cercano. Llamo, me llaman, hay mucha comunicación y me parece una relación buenísima. El equipo es fuerte. También está con nosotros Marc Toralles, por ejemplo. Para mí es un placer poder pertenecer a una plantilla potente. Quiero esforzarme por seguir haciendo lo que más me gusta y si es con un apoyo así, mejor. Estoy realmente feliz con ellos.

K: ¿Te planteas proyectos futuros a corto o medio plazo?

J: Nunca pienso a medio plazo. Estoy muy centrado en el momento, escalando. Es lo que realmente me motiva. Ahora estoy en Rodellar y pienso en aquí y ahora. Antes de invierno, como te he comentado, tengo proyectos pendientes en Margalef y Cuenca. Aún no tengo claro qué vías probar porque hace tiempo que no estoy allí. Tengo alguna vista de 9a+, y en Cuenca quiero seguir probando otra que me pareció muy dura y no pude sacar. Como soy cabezón, volveré para ver si esta vez cae [Risas]. Ahora me quedan tres días para irme de Rodellar y estoy dándole vueltas a una vía que quiero sacar aquí. No pienso en lejos. Me centro en una línea y si la saco ya pensaré en otra.

K: Un placer charlar este rato contigo, Jonatan. Espero que disfrutes lo que queda de año, saques adelante tus proyectos y sigas siempre con nuevas ideas en la cabeza.

J: Gracias a vosotros por el interés. Para mí también ha sido un placer. ¡Seguro que todo va muy bien!

La motivación es el arma del éxito. Cuando una pasión manda y mueve tus pasos nada puede pararte. El mundo no para de girar y cada persona marca su propio ritmo, su manera de vivir. Épocas de competición contra los demás o contra uno mismo y épocas de relajación. Los ciclos incesantes de la vida, evolución y movimiento. Jonatan Flor es pasión por lo vertical, el arte de los movimientos imposibles y las presas invisibles. Cada día es una oportunidad para disfrutar el momento y tener un nuevo objetivo. Focalizar tus esfuerzos sin saber si vas a ser capaz, perseverar, entrenar y mejorar. Vivir para escalar.

 

Jonatan Flor H

Jonatan Flor I

 

No Comments

Post A Comment

¿Aceptas el uso de cookies? más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar