Irati Zubizarreta. Kiss the Mountain

Irati Zubizarreta. Un bosque de helechos.

Texto: Fátima de Diego | La Sportiva Team.

Lobo, un gran amigo mío, me dice siempre: “Nena, el destino está ya escrito en las estrellas”. Y es que tiene que ser así. Estaba previsto que me cruzaría con una chica como Irati, con una personalidad tan especial. Desde el primer día que la conocí, no he parado de aprender cosas nuevas de ella. El carácter y los valores que conforman a Irati me hacen pensar mucho y ver la vida desde otro punto de vista.

El año que se celebró el Campeonato de España en Cercedilla (Madrid), era mi primera temporada en la categoría sub 23, y por tanto me correspondía participar en la distancia de 46 kilómetros. Lógicamente, ese día no corrí por ser una distancia muy superior a la que me convenía. Fui a ver a mis compañeros de la Federación Madrileña de Montañismo para animar y ayudarles en lo posible. Las categorías júnior y cadete realizaban un recorrido diferente y más corto. Hubo mucha confusión en el trazado por la cantidad de caminos que hay en Cercedilla. La gran mayoría de los atletas se perdió en algún momento.

Yo esperaba a mis compañeras en la bajada. A Alba Valladares y a Lara Cerezo que corrían en la categoría júnior, y a Ángeles Dies, que lo hacía en la cadete. De repente llegó la primera chica… Ahí bajaba Irati, con una zancada preciosa que sólo el mundo del atletismo regala. ¿De dónde ha salido esta chica? Menos mal que no soy júnior. Me haría sufrir mucho sobre todo bajando y en llano. Ese día Irati reventó el Campeonato de España. Fue de las pocas corredoras que no se perdió en ningún momento.

Más tarde, dos años después, reconociendo juntas el recorrido del vertical de Zegama, comprendí por qué ella no se perdió. Todos los que han estado en Zegama entienden lo que digo. Zegama y sus montañas son un conjunto de bosques muy densos y con abundante vegetación. Todos los caminos se camuflan en un paisaje lleno de muchas tonalidades verdes. Es muy fácil despistarse en un sitio así. Irati ha crecido en un terreno como éste. Su sentido de la orientación está muy bien desarrollado.

Irati Zubizarreta. Kiss the Mountain

Pero vuelvo al Campeonato de España de Cercedilla. Ese día se convirtió en la triada de las coincidencias: era la primera carrera de montaña de Irati, también la primera vez que Dani Tristany, el técnico y coordinador de La Sportiva Junior Team, le echó el ojo para ficharla para equipo, y además, es el primer recuerdo que tengo de ella. ¡Qué tontería, pero qué casualidad!, ¿no?

Un año después de este Campeonato de España conozco a Irati en persona. Por fin coincidíamos. Fue en Arinsal, durante los Campeonatos del Mundo de jóvenes. Sabía con antelación que ella vendría, ya que repitió un primer puesto en el Campeonato de España que se celebró en Zumaia que le otorgaba plaza. Me daba miedo que no tuviésemos mucho “feeling”. Pensaba que tendríamos personalidades tan diferentes que no congeniaríamos en absoluto. Me sorprendió lo cercana que fue desde el principio. El hielo estaba roto desde el primer saludo, como si nos conociésemos de toda la vida. Además, nos colocaron juntas en la misma habitación. Ya podíamos hablar de todos lo que quisiéramos. Se generó tal confianza que nos hizo decir: “Mis cosas son tus cosas”. Así que las dos aprovechamos para cotillear la maleta de una y de otra. Ese día estuvimos haciendo la estrategia de los modelitos con los que nos haríamos las fotos para hacer el “postureo” en Instagram durante esos días de campeonato. En menos de 24 horas, ya queríamos ir con la misma ropa de La Sportiva, como dos niñas pequeñas.

 

El nombre de Irati significa campo o bosque de helechos. Y es que Irati está totalmente vinculada con la naturaleza. Si le preguntas de dónde viene su nombre, ella te hablará de su amada Selva de Irati, al norte de Navarra. Además, para fortalecer aún más su vínculo con la naturaleza, hace años que decidió hacerse vegana. Y no se lo han puesto fácil porque viene de una familia que tiene la costumbre de cazar. Ella es una guerrera innata, y el hecho de no comer animales es su grito de guerra para defender a su amado monte. Eso sí, está claro que su amor por la montaña y la naturaleza también le viene de familia. Todos sus miembros disfrutan de una manera u otra de cada trocito de su sierra de Aitzgorri. A pesar de sus diferencias, son una familia que está muy unida. Los padres de Irati no fallan como espectadores en ninguna carrera. Y por supuesto, tampoco sus hermanos, que de igual modo le ayudan, aunque desde la distancia, porque con la cantidad de carreras que hay, es difícil escaparse siempre.

Irati es una persona abierta a cualquier personalidad. Entabla con facilidad relaciones con quienes le rodean. Tiene grandes amistades de todos los colores y de todas las nacionalidades. Es una chica que necesita dar y recibir el cariño de la gente, pero también su soledad para conectarse con el monte.

 

Irati siempre tiene energía para jugar a algo, hacer fotos saltando o para salir a correr. Para ella nunca es ni pronto ni tarde para conocer un sendero nuevo. Da igual que la ruta suba o baje, que tenga muchas piedras o que haya mucho barro. Siempre le parece bien. Además, es una chica curiosa y aventurera. Monte que ve, monte que quiere subir. Estoy segura de que le encantaría perderse sólo por estar más tiempo en la montaña.

Tiene sus objetivos muy claros. Sabe que muy pocas personas viven de este deporte, así que su gran pasión por la montaña siempre está rodeada de apuntes y libros. Es una chica con la cabeza en orden: sabe diferenciar cuando se está de fiesta, cuando hay que centrarse en las obligaciones o cuando se puede disfrutar en la montaña. Gracias a lo bien que se organiza y lo perseverante que es, no ha parado de conseguir sus objetivos. Ha ganado dos veces consecutivas el Campeonato de España de Carreras por Montaña en la categoría júnior. También fue la campeona  del mundo de carreras por montaña en su categoría del año 2017. En este 2018 ha conseguido un cuarto puesto. Seguro que no le ha terminado de satisfacer por lo ambiciosa que es. Pero Irati está más motivada que nunca. Quiere superarse y eso la hará volver a lo más alto.

 

Una persona tan constante en el trabajo diario y tan empeñada en conseguir mejores resultados, sólo puede mejorar y mejorar. Estar cerca de ella es una sesión de motivación gratuita pues transmite tanta pasión por lo que hace, que contagia.

No puedo decir con seguridad si querrá especializarse en carreras largas o cortas, pero sé que será una chica exitosa en el deporte, en su profesión y en su vida personal. Ella se deja llevar por lo que quiere en el momento. No se hace películas en la cabeza, no se deja agobiar por el futuro. Podría decir casi con total seguridad, que lo que Irati quiere en este momento es saborear cada segundo de su experiencia universitaria en México.

Gente nueva, montañas nuevas… Y cuando vuelva a casa, nuestra aventura juntas continuará.

 

 

 

No Comments

Post A Comment

¿Aceptas el uso de cookies? más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar