Gorbeia Suzien. Una historia de amistad.

 

 

 

Texto: Kissthemountain. 

Este artículo que estás leyendo ahora habla de la prueba Gorbeia Suzien, pero sobre todo de la relación que en Kissthemountain hemos establecido con tres de los miembros de su organización: Eneko, Jurek y Kantsau.

Lo normal sería empezar por la primera vez que me encontré con ellos en la presentación del calendario de las Skyrunner® World Series 2020 en Limone, pero no lo voy a hacer por ahí, sino por una videollamada, a través de no recuerdo qué plataforma, que mantuvimos durante el pasado confinamiento y en la que, aunque se habló de las dudas sobre la viabilidad de la edición de este año, la charla fue la de tres amigos en Euskadi y el que escribe desde Granada. Aquella reunión virtual no era la primera que realizábamos, pero quizás sí que fue la que, al menos para mí, consolidó una relación, ya iniciada antes, de amistad. Porque Kantsau, Jurek y Eneko para mí son unos nuevos amigos que han llegado a mi vida y que presiento que se mantendrán en ella durante mucho tiempo. Al menos esa fue la impresión que se me iba generando una vez que ya habíamos abierto la tercera o cuarta cerveza (familiar, por supuesto). Algunos podréis pensar que la exaltación de la amistad está entre las fases de cantos regionales y abrazos -que en este caso no podíamos darnos-. Estoy de acuerdo, pero también seguro de que aquella sensación era mutua y de que ha ido creciendo en los últimos meses.

 

 

Aunque el concepto de amistad responde a unos sentimientos que son comunes a cualquier relación de este tipo, creo que es diferente la que se tiene con la gente que te ha acompañado durante los primeros años de tu vida que la que se crea cuando uno tiene ya cierta edad. En este último caso, las amistades se eligen más que te llegan. Y quieras o no, al escoger estás dejándote llevar, en cierta manera, por aspectos que te gustan de la otra persona. No sé si me estoy explicando bien. Es como si eligieras esos nuevos amigos porque en el fondo sabes que te conviene. Hay un cierto punto de pensar en uno mismo. No escogería como nuevo amigo a una persona que “tiene sus cosas negativas, pero…”, que únicamente buscase su propio bien o que con el tiempo pudiera convertirse en eso que llaman una “relación tóxica”. Ese tipo de personas se mantienen en tu vida como amigos por esa relación pasada que ha durado muchos años, pero puestos a elegir las amistades que llegan cuando tienes una edad, es obvio que preferimos decantarnos por gente que nos aporte.  No sé si esta forma de pensar os parece egoísta oída de una forma tan directa, pero creo que si os paráis a pensarlo bien, probablemente lleguéis a mi misma conclusión.

Una vez expuesto el párrafo anterior al que le daré una vuelta por si me arrepiento de haber escrito algo que pueda malinterpretarse, viajo, ahora sí, a Limone Extreme 2019. Kissthemountain había sido invitada por la organización pues habíamos realizado la revista oficial resumen de la temporada -gracias Seana, Vincent y Albert por confiar en nosotros-. Dos días antes de la prueba se realizaba el acto de presentación de la temporada 2020 y de las diferentes pruebas que compondrían el circuito. En un cóctel previo, junto a la mesa de las cervezas, estaban dos chicos que hablaban en un idioma -el euskera- que al principio no identifiqué. El aspecto de uno de ellos -Eneko- podría haberme dado alguna pista sobre su procedencia. No así el de un chaval que podría perfectamente venir de uno de los países de la ex Unión Soviética -Jurek-. En un momento dado, supongo que al acercarme a coger una cerveza, intercambié con ellos unas palabras en inglés. Rápidamente me di cuenta de que estábamos haciendo el tonto. Eran de Euskadi. Nos presentamos y asistimos juntos al resto del acto. Una vez terminado, fuimos a cenar y a tomar la penúltima. Allí me dijeron que este año, tras mucho esfuerzo, habían conseguido convertirse en prueba de la Copa del Mundo, y no en una cualquiera, porque Gorbeia Suzien 2020 iba a ser SuperSky Race, es decir, de las que puntúan doble y que por su fecha en el calendario probablemente dirimiría los corredores que irían a la gran final, “The SkyMasters”.

 

 

Podría seguir hablando de ese fin de semana junto al Lago di Garda, pero simplemente añadiré que uno de estos tres nuevos amigos, tras la fiesta de despedida del evento, se dio un baño en sus frías aguas -creo que todavía no he dicho que Kantsau llegó al día siguiente del evento donde conocí a Eneko y Jurek-.

Convertirse en prueba de las Skyrunner® World Series no está al alcance de cualquier carrera. Y menos aún ser SuperSky Race. Exige una trayectoria que es bien estudiada por los que componen el circuito de la Copa del Mundo. En el caso de Gorbeia Suzien, su valía estaba más que demostrada: en el año de su nacimiento -2012- fue prueba de la Euskal Kopa; en 2013, Campeonato de Euskal Herria; en 2014 y 2016, ISF National Champioship; en 2015, prueba de las Skyrunner® National Series; en 2016, ISF National Championship; en 2017, European Skyrunning Champs; y en 2019, de nuevo ISF National Series. Sin duda, para Gorbeia Suzien, la edición de 2020 como SuperSky Race de las Skyrunner® World Series era un honor, pero creo que era mutuo, puesto que la Copa del Mundo podría presumir de tener una prueba en el calendario como la que se realiza en el Parque Natural de Gorbeia. Y esto, querido lector, es fruto del trabajo, de la experiencia y de, sobre todo, luchar por un sueño. Y yo, en mi equipo de amigos, quiero tener a gente así.

Desafortunadamente, este año la emergencia sanitaria ha roto parte del sueño de Jurek, Kantsau y Eneko. He vivido con ellos en posteriores videollamadas esta situación. Finalmente, hace unos días se confirmaba que las Skyrunner® World Series cancelaban la Copa del Mundo de este año. ¿Y sabéis una cosa? La entereza y las ganas de seguir haciendo Gorbeia Suzien una de las carreras del año siguen firmes en ellos. Y este es otro de los motivos por el que quiero tener amigos de este tipo: gente que ante la adversidad se crece.

Ahora sería momento de hablar de las bondades de Zeanuri, de la belleza del Parque Natural de Gorbeia, de la pasión de la afición vasca o de la dureza de la prueba, pero creo que no es necesario. Dejadme, esos sí, que diga que una prueba cuyos podios han visto pasar a gente como Oihana Kortazar, Maite Maiora, Ionut Zinca, Zaid Ait Malek, Leire Agirrezabala, Azara García, Antonella Confortola, Tòfol Castanyer, Aritz Egea, Laura Orgué, Núria Picas, Manuel Merillas, Jokin Lizeaga, María Zorroza, Luis Alberto Hernando, Ingrid Mutter, Sheila Avilés, Pere Rullán, Cristóbal Adell o Yngvild Kaspersen tiene que tener algo muy especial. Sin olvidarme claro está de los más de 200 voluntarios que cada año dan todo para hacer de la Gorbeia Suzien una de las carreras más especiales del calendario. Nos vemos este año en Zeanuri. Allí, a cambio de unas cervezas con vosotros, ayudaré todo lo que sea posible.

 

 

 

 

 

 

 

No Comments

Post A Comment

SUSCRIPCIÓN GRATUITA

SUSCRÍBETE Y RECIBE CADA MES
LA REVISTA KISSTHEMOUNTAIN
DE MANERA GRATUITA

¿Aceptas el uso de cookies? más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar