François Cazzanelli & Francesco Ratti

 

Texto: Kissthemountain | Fotografía: Damiano Levati

 

EL PROYECTO | CATENA FURGGEN – CERVINO – GRANDES MURAILLES – PETITES MURAILLES

François Cazzanelli y Francesco Ratti, ambos guías del Cervino, han logrado encadenar hace unas semanas, en la estación más fría, todos los picos de la cresta que une algunos de los principales macizos montañosos del Valtournenche: la Catena Furggen, el Cervino, las Grandes Murailles y las Petites Murailles, en un intenso proyecto de montañismo invernal puro completado en sólo cuatro días.

Partiendo del colle del Teodulo, desde el refugio del mismo nombre ubicado a 3.317 metros de altitud, el lunes 20 de enero de 2020, a las 7 de la mañana, con temperaturas cercanas a los -23°C, volvieron al valle, a través de la garganta del Château des Dames, el jueves 23 de enero a las 13.00 horas.

 

 

ALGO DE HISTORIA

El primer cruce completo de las Grandes y Petites Murailles fue realizado por Alfredo Perino con los guías alpinos Luigi Carrel “Carrellino” y Marcello Carrel a comienzos de agosto de 1940. Esta cordada llevó a cabo dos vivacs: uno en el colle delle Grandes Murailles y otro en el col Budden.

El primer encadenamiento del Cervino y las Grandes Murailles fue realizado por los guías Ferdinando Gaspard y Bruno Bich junto a Carla Durando de Biella en 1947, siete años más tarde. Esta extraordinaria cordada completó la ruta con sólo dos vivacs. Comenzando desde el refugio Hornli (donde se les prohibió entrar ya que en Italia era el año de la epidemia de la fiebre aftosa por lo que tuvieron que vivaquear en el exterior) llegaron a la cumbre del Cervino a las seis de la mañana desde donde continuaron con otro vivac hasta el colle delle Grandes Murailles. Por la noche, los dos guías llegaron a la cima de Dent D’Heren (sin la señora Durando que los esperaba en la colina). Al día siguiente partieron hacia el Chateau des Dames, donde durmieron para volver al valle.

 

 

En diciembre del año 1985, Valter Cazzanelli (padre de François) y Marco Barmasse realizaron el primer cruce invernal de las Grandes y Petites Murailles. Desafortunadamente, debido a condiciones desfavorables, tuvieron que renunciar al Cervino y al Dent D’Herens.

El 16 de agosto de 2018, François Cazzanelli y Kilian Jornet hicieron el primer cruce de las Grandes y Petites Murailles en un día. Los dos montañeros partieron de Cervinia para volver en 10 horas y 59 minutos habiendo realizado un recorrido de 23 kilómetros con 3.300 metros de desnivel.

En comparación con sus predecesores, Cazzanelli y Ratti agregaron el Cervino que, antes de esta expedición, nunca se había relacionado con las Grandes Murailles en invierno.

 

 

CUATRO JORNADAS DE BELLEZA PURA

El primer día, Cazzanelli y Ratti unieron la Catena Furggen (que incluye 4 picos: el Corno del Theodulo -3.469 metros-, la Cima del Breuil -3.462 metros-, el Furggen -3.492 metros- y la Cima della Forca -3.349 metros-) con el Cervino por la vía Piacenza, pernoctando en la Capanna Jean Antoine Carrel, a 3.830 metros de altitud.

El segundo día, los dos montañeros de Cervinia hicieron ruta desde la Capanna de Carrel hasta Perelli (3.831 metros), uniendo una primera parte de las Grandes Murailles en una jornada con vientos muy fuertes. Cazzanelli y Ratti continuaron hacia Punta Maria Cristina (3.708 metros), Punta Maquignaz (3.801 metros), Punta Carrel (3.841 metros) y Punta Bianca (3.918 metros), haciendo vivac en Perelli.

 

 

En la tercera jornada, con unas excelentes condiciones climáticas, continuaron en las Grandes Murailles abordando la Punta Lioy (3.816 metros), I due Jumaux (3.872 metros), Becca di Guin (3.805 metros) y Punta Budden (3.603 metros). La noche la pasaron en el vivac de Paolouccio.

El último día, Cazzanelli y Ratti cruzaron las Petites Murailles desde Paoluccio hasta el colle des Dames (3.488 metros), para escalar el Tour du Créton (3.579 metros), el Mont Blanc du Créton (3.406 metros), Chateau des Dames (3.488 metros), y descender por el Vallone di Vofrède dello Château des Dames hasta llegar a Cervinia.

 

 

IMPRESIONES DE FRANÇOIS CAZZANELLII

François Cazzanelli y Francesco Ratti, ambos guías del Cervino, han logrado encadenar hace unas semanas, en la estación más fría, todos los picos de la cresta que une algunos de los principales macizos montañosos del Valtournenche: la Catena Furggen, el Cervino, las Grandes Murailles y las Petites Murailles, en un intenso proyecto de montañismo invernal puro completado en sólo cuatro días.

Partiendo del colle del Teodulo, desde el refugio del mismo nombre ubicado a 3.317 metros de altitud, el lunes 20 de enero de 2020, a las 7 de la mañana, con temperaturas cercanas a los -23°C, volvieron al valle, a través de la garganta del Château des Dames, el jueves 23 de enero a las 13.00 horas.

El primer cruce completo de las Grandes y Petites Murailles fue realizado por Alfredo Perino con los guías alpinos Luigi Carrel “Carrellino” y Marcello Carrel a comienzos de agosto de 1940. Esta cordada llevó a cabo dos vivacs: uno en el colle delle Grandes Murailles y otro en el col Budden.

El primer encadenamiento del Cervino y las Grandes Murailles fue realizado por los guías Ferdinando Gaspard y Bruno Bich junto a Carla Durando de Biella en 1947, siete años más tarde. Esta extraordinaria cordada completó la ruta con sólo dos vivacs. Comenzando desde el refugio Hornli (donde se les prohibió entrar ya que en Italia era el año de la epidemia de la fiebre aftosa por lo que tuvieron que vivaquear en el exterior) llegaron a la cumbre del Cervino a las seis de la mañana desde donde continuaron con otro vivac hasta el colle delle Grandes Murailles. Por la noche, los dos guías llegaron a la cima de Dent D’Heren (sin la señora Durando que los esperaba en la colina). Al día siguiente partieron hacia el Chateau des Dames, donde durmieron para volver al valle.

En diciembre del año 1985, Valter Cazzanelli (padre de François) y Marco Barmasse realizaron el primer cruce invernal de las Grandes y Petites Murailles. Desafortunadamente, debido a condiciones desfavorables, tuvieron que renunciar al Cervino y al Dent D’Herens.

El 16 de agosto de 2018, François Cazzanelli y Kilian Jornet hicieron el primer cruce de las Grandes y Petites Murailles en un día. Los dos montañeros partieron de Cervinia para volver en 10 horas y 59 minutos habiendo realizado un recorrido de 23 kilómetros con 3.300 metros de desnivel.

En comparación con sus predecesores, Cazzanelli y Ratti agregaron el Cervino que, antes de esta expedición, nunca se había relacionado con las Grandes Murailles en invierno.

El primer día, Cazzanelli y Ratti unieron la Catena Furggen (que incluye 4 picos: el Corno del Theodulo -3.469 metros-, la Cima del Breuil -3.462 metros-, el Furggen -3.492 metros- y la Cima della Forca -3.349 metros-) con el Cervino por la vía Piacenza, pernoctando en la Capanna Jean Antoine Carrel, a 3.830 metros de altitud.

El segundo día, los dos montañeros de Cervinia hicieron ruta desde la Capanna de Carrel hasta Perelli (3.831 metros), uniendo una primera parte de las Grandes Murailles en una jornada con vientos muy fuertes. Cazzanelli y Ratti continuaron hacia Punta Maria Cristina (3.708 metros), Punta Maquignaz (3.801 metros), Punta Carrel (3.841 metros) y Punta Bianca (3.918 metros), haciendo vivac en Perelli.

En la tercera jornada, con unas excelentes condiciones climáticas, continuaron en las Grandes Murailles abordando la Punta Lioy (3.816 metros), I due Jumaux (3.872 metros), Becca di Guin (3.805 metros) y Punta Budden (3.603 metros). La noche la pasaron en el vivac de Paolouccio.

El último día, Cazzanelli y Ratti cruzaron las Petites Murailles desde Paoluccio hasta el colle des Dames (3.488 metros), para escalar el Tour du Créton (3.579 metros), el Mont Blanc du Créton (3.406 metros), Chateau des Dames (3.488 metros), y descender por el Vallone di Vofrède dello Château des Dames hasta llegar a Cervinia.

“La cresta, de dimensiones propias del Himalaya, es visible desde la conca del Breuil, sorprendiendo a las miles de personas que frecuentan Cervinia. Comprende un total de 20 picos, siendo el más alto el del Cervino con sus 4.478 metros, y el menos elevado el del Mont Blanc du Créton con 3.406. Por su tamaño, sus alturas y sus vertiginosos pasajes, la cresta es sin duda una de las más espectaculares y estéticas de los Alpes. Basta pensar que sólo el cruce de las Grandes y Petites Murailles mide unos 16 kilómetros de cresta ininterrumpida”

Involucrarse para tratar de superar los límites es uno de los puntos fundamentales de nuestro montañismo. Intentar encadenar una gran cantidad de picos lo más rápido posible en la temporada más fría supuso un gran desafío. Este es un paso básico que nos permitirá en el futuro aspirar a proyectos más importantes y exigentes”.

 

 

 

No Comments

Post A Comment

SUSCRIPCIÓN GRATUITA

SUSCRÍBETE Y RECIBE CADA MES
LA REVISTA KISSTHEMOUNTAIN
DE MANERA GRATUITA

¿Aceptas el uso de cookies? más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar