Emelie Forsberg

Emelie Forsberg. La madurez de una pionera.

 

E  

sta conversación es algo que llevábamos un tiempo con ganas de mantener y que por distintos motivos hemos ido retrasando. Quizás éste sea el momento apropiado ahora que Emelie vive una época más apartada del foco mediático. Para ella la montaña es mucho más que colocarse un dorsal y competir, aunque nos confiesa que sigue amándolo. Emelie ha elegido una vida apartada de las comodidades del mundo moderno porque ante todo ama vivir en la montaña.

 

Texto: Kissthemountain.

Kissthemountain: Da la impresión de que vives una época más apartada de los focos y del escenario principal. Desde tu irrupción en el mundo de las carreras de montaña hace ya muchos años, siempre ha sido frecuente verte tomar parte de un gran número de competiciones, y sin embargo este año no han sido mucho los dorsales que te has colocado. No sé hasta qué punto esto es fruto de la lesión que sufriste en 2016 o de si se trata de la búsqueda de otro camino en la montaña que apunta más hacia la exploración que a la competición. Te digo esto porque cada vez es más frecuente verte realizando actividades clásicas en los Alpes o descubriendo montañas de gran tecnicidad en Noruega. Para mí es muy significativo el hecho de que tras un 2016 apartada de la competición por la lesión, llegue 2017 y lo centres más en la expedición al Cho Oyu. ¿Son señales de que diriges tus pasos por otro camino donde las carreras de montaña, e incluso las de esquí, van ocupando un segundo lugar?

Emelie Forsberg: Me encanta el mundo de las carreras y seguiré compitiendo tanto tiempo como mi motivación e inspiración sigan estando ahí. Como dices, durante seis años hice muchísimas carreras, tanto en verano como en invierno, y en esos momentos fue genial. Me encantaba empujar y buscar mis límites de esa manera. Pero también pensé que hacer 40 carreras al año durante varias temporadas podía llevarme a perder la motivación. He sentido que quería volver a las raíces, a ese lugar de donde proviene mi pasión por la resistencia. ¡Montañas! Invierno o verano, de una forma técnica o no. Quería ver si mi pasión aún podía mantenerme fuerte, y si era capaz de seguir esforzarme por moverme lo más rápido posible en este entorno, lo que incluía salir de la zona de confort y poner también atención en el lado más técnico de la montaña.

 

 K: Intuyo que si te preguntara qué aporta la montaña a tu vida, tu respuesta podría tomar muy diferentes caminos. Me gustaría que la centraras en el estilo de vida que has elegido llevar. Algo que me he estado preguntando mientras preparaba esta conversación era por qué, siendo de Suecia, vives en el entorno de Tromsø, en Noruega. Imagino que eres una persona que no necesita de muchas de las comodidades del mundo moderno. Supongo que la renuncia a ellas es un estilo de vida. Ahora sí que te pregunto: ¿qué supone la montaña, y la naturaleza en un sentido más amplio, para ti? ¿Cómo se traduce este estilo de vida en las actividades que realizas un día normal en tu vida?

E: He estado alternando mi vida dentro y fuera de las montañas noruegas desde que tenía 18 años por estudios y trabajo. Ahora vivimos en la zona media de Noruega, donde el sol apenas está presente unas pocas horas al día durante el invierno. Estar en las montañas ha sido mi elección. No encuentro dificultad en esto. La montaña siempre será parte de mi vida. Siendo una atleta profesional, aquí encuentro el lugar perfecto para entrenar. Pero incluso en el futuro, cuando no compita al nivel más alto, las montañas siempre estarán presentes de una forma u otra.

 K: Tus primeras carreras de montaña fueron a comienzos de esta década. Tu excelente conocimiento de la competición y el gran carisma que tienes casi me obligan a preguntarte por la evolución de este deporte. Recuerdo que antes de tu irrupción, corredoras como Corinne Favre o Antonella Confortolla, pioneras de este deporte, se repartían las victorias según el tipo de carrera. De 2012 a 2015, la distancia ultra fue un escenario donde brillabais no muchas corredoras: Anna Frost, Nuria Picas y tú misma. Desde entonces, no han parado de surgir nuevos nombres. En este último año prácticamente cada fin de semana. Pienso ahora en Tove Alexandersson o en Lina y Sanna El Kott. Además de estos nombres, están los de Ida Nilsson, Ruth Croft, Hillary Gerardi, Laura Orgué, Yao Miao, Sheila Avilés, Ragna Debats… Da la impresión de que hoy en día es muy difícil prever un podio tanto en distancia ultra como en skyrunning

 

Emelie Forsberg

 

 

E: Me encanta que este deporte esté creciendo, y especialmente en Suecia y Noruega. ¡Ver a tantas mujeres surgiendo prácticamente en cada carrera me hace feliz! No estoy segura de lo que te voy a decir, pero pienso que tal vez una gran diferencia es que ahora los corredores sueñan con vencer en esta o aquella prueba. Cuando nosotros empezamos era más bien una cuestión de desafío para conocernos mejor a nosotros mismos a través de un ejercicio de exploración en las carreras. También esto es señal de que estamos ante un deporte en crecimiento. ¡Es fantástico estar en una línea de salida sin saber el podio desde el principio! Nos hace más fuertes y nos obliga a apretarnos mucho más durante los entrenamientos.

 K: No es fácil hacerte esta pregunta, pero tengo no puedo evitarlo ¿Qué papel puedes jugar tú en los próximos años? ¿Te ves de nuevo en lo más alto junto a esos nombres? ¿Es una prioridad para ti volver a ocupar los primeros puestos del ranking o, volviendo al principio de esta conversación, crees que tu camino va más hacia la actividad en montaña como exploración, dando un paso atrás en la competición? ¿Ha afectado tu grave lesión de 2016 a tu futuro rendimiento y a tu forma de ver la actividad en montaña?

 

“Como te dije antes, competiré mientras mantenga la inspiración y la motivación. ¡Y me veo a mí misma corriendo por muchos años! Tengo todavía treinta y pocos años, y hay muchas mujeres dando batalla cerca de los 40. El año que he estado con otros proyectos me ha dado la poca motivación extra que necesitaba para volver a competir con mayor frecuencia”.

 

E: Como te dije antes, competiré mientras mantenga la inspiración y la motivación. ¡Y me veo a mí misma corriendo por muchos años! Tengo todavía treinta y pocos años, y hay muchas mujeres dando batalla cerca de los 40. El año que he estado con otros proyectos me ha dado la poca motivación extra que necesitaba para volver a competir con mayor frecuencia. Afortunadamente, la operación de mi rodilla ya no me afecta. Sólo tengo que hacer algunos ejercicios para mantenerla fuerte.

 

K: ¿Sabes algo que pienso? Me da la impresión de que la memoria en este deporte es muy corta. Si te fijas, en los nombres que antes he enumerado no están los de Nuria Picas o Caroline Chaverot. Parece como si el no hacer una temporada espectacular haya hecho  que el público se olvide de nombres que son parte de la historia y que aún tienen mucho que decir.

E: Esa es la vida, ¿verdad? No podemos vivir de los logros de ayer. Por supuesto que se puede estar orgulloso de lo que uno ha conseguido, pero el desarrollo y el crecimiento continúan. Aún puedes inspirar a la gente de diferentes maneras. Incluso si ya no eres un gran atleta. Estoy bastante segura de que los íconos de este deporte, que ya no están compitiendo tanto, como Anna Frost, Núria Picas y algunas otras, siguen siendo fuente de inspiración de distinta forma y para muchas personas.

 

 

K: Hablemos ahora de un futuro más a largo plazo. Emelie, ¿hacia dónde crees que se dirigirán tus pasos? ¿Alpinismo? Sé que tu experiencia en Himalaya durante 2017 fue muy buena. Alcanzaste los 7.500-7.800 metros. Tu adaptación al entorno fue excelente. ¿Crees que la actividad en este tipo de montañas estará presente en tu vida en un futuro no muy lejano? ¿Te ves a ti misma dirigiendo tus esfuerzos hacia este tipo de objetivos y diversificando tu actividad? Justo a tu vuelta del Cho Oyu dijiste: “Me encanta la vida. No me veo moviéndome en el terreno en el que lo hacía Ueli Steck, incluso si tuviera sus habilidades técnicas. No creo que quisiera eso para mí”. ¿Ha cambiado algo desde entonces?

E: Quiero explorar la resistencia en diferentes condiciones y, aparte de las carreras, quiero hacer más montañas. Pero también es una cuestión de poco tiempo y dinero… Seguramente haré un esfuerzo para poder compaginar montañas y carreras. Estoy bastante segura de que volveré al Himalaya a intentar hacer otras cumbres de una manera ligera y fuera de las expediciones comerciales.

“No podemos vivir de los logros de ayer. Por supuesto que se puede estar orgulloso de lo que uno ha conseguido, pero el desarrollo y el crecimiento continúan. Aún puedes inspirar a la gente de diferentes maneras. Incluso si ya no eres un gran atleta. Estoy bastante segura de que los íconos de este deporte, que ya no están compitiendo tanto, como Anna Frost, Núria Picas y algunas otras, siguen siendo fuente de inspiración de distinta forma y para muchas personas”.

 

K: Viajemos a 2026. Creo que tendrás 40 años. Cierra tus ojos y dime qué ves un domingo por la mañana cualquiera. ¿Sigues viviendo en un entorno similar al actual? ¿Hay niños haciendo sus deberes o al menos pintando en la mesa de la cocina? ¿Irás a una oficina a trabajar el lunes por la mañana?

E: Veo que sigo viviendo en las montañas y entrenando mucho. Así que estoy centrada en hacer un buen entrenamiento por la mañana. Quizás también vea algunos niños corriendo después de desayunar, y a Kilian y a mí jugándonos de alguna manera quién irá a entrenar primero…

 

 

No Comments

Post A Comment

¿Aceptas el uso de cookies? más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar