Skyrace Comapedrosa

Skyrace Comapedrosa. Una carrera icónica.

Texto: Kissthemountain | Fotografía: Escobedo Heart

E 

l hotel en el que estoy alojado es el mismo que la organización ha puesto a disposición de un gran número de corredores y corredoras que el domingo estarán luchando por entrar en las primeras posiciones de esta prueba ya clásica en las Skyrunner® World Series. Es un hotel pequeño y realmente acogedor. No creo que haya más de 20 habitaciones. Las zonas comunes se reducen a una pequeña habitación con un par de sofás para ver la televisión, un bar atendido por los mismos empleados que llevan la recepción y un comedor donde sirven una cena deliciosa. Además, hay dos mesas justo en el exterior del hotel donde es posible tomar un café o una cerveza. Nada más llegar aquí hace un par de días, supe que ese espacio se convertiría en especial para mí. Está lo suficientemente alejado de la calle principal de Arinsal, y sin embargo lleno de vida por el trasiego de los que aquí nos alojamos.

En estos momentos, dos hermanas gemelas están guardando sus bicicletas en su furgoneta aparcada justo enfrente de mi mesa. No dejan de sonreír mientras en un idioma que desconozco señalan a la montaña comentando, imagino, por donde transcurre la prueba que dará comienzo en un par de días a las 09:00 horas. Son Lina y Sanna El Kott. Ian Corless, el fotógrafo británico, está sentado en la otra mesa tomando una cerveza mientras charla con un relajado Kilian Jornet que hasta hace un momento leía con interés un artículo en su teléfono móvil. Ambos detienen su conversación para levantarse y dar la mano al corredor suizo Pascal Egli que viene de activar piernas. Cambian impresiones. Imagino que Kilian felicita a Pascal por la temporada que está haciendo y el suizo se preocupa por la recuperación de la lesión recién superada del catalán. Las miradas de todos se desvían hacia el parking del hotel. Una pareja camina hacia la puerta con una niña de la mano y un perro. La pequeña se llama Onna y sus padres son Ragna Debats y Pere Aurell. También compartimos hotel. Mientras saludo a la holandesa, el también fotógrafo Josemi Muñoz Egea, mi compañero de habitación, se sienta en la mesa. Ha quedado con Sheila Avilés para comentar algo de unas fotografías. En seguida llega ella, nos saluda y, tras dejar las gafas de sol sobre la mesa, toma sitio junto a nosotros. No pide nada. Saca su botella de hidratación de la que da pequeños sorbos mientras bromea con los numerosos conocidos que se acercan a saludarla. Suena mi teléfono. Es Marc Pinsach para decirme que va a retrasarse pues acaba de llegar a Arinsal y quiere pasar a recoger su dorsal. Quedamos en una hora. Tengo el tiempo suficiente para entrar a cenar. Nos despedimos de Sheila y nos dirigimos al comedor. Al pasar por el bar, vemos a la británica Holly Page hablando con otra corredora. Su cara me suena, pero en ese momento no soy capaz de ponerle nombre. El camarero nos asigna una mesa. Está situada junto a la que se sientan miembros del staff de Salomon. Justo enfrente de mí, está el corredor sueco del equipo Salomon Petter Engdahl.

 

En el hotel también se alojan más corredores conocidos, al igual que en otros establecimientos y casas particulares. Hace un rato me he cruzado con Laura Orgué y con Oihana Azkorbebeita. También con Miguel Caballero y Eli Gordón. Probablemente falten muy pocos nombres de los atletas más destacados en esa modalidad de las carreras de montaña que une la altura, la tecnicidad y los ritmos vertiginosos. Y es que lo que se celebra este fin de semana en el pequeño país andorrano es una de las carreras de mayor prestigio a nivel mundial. Esto es Skyrace Comapedrosa. Esta es la carrera donde se toca el cielo con las manos.

Muchos de los nombres hasta ahora mencionados han subido al podio en alguna de sus ediciones. Pero también hay otros que pueden ayudar a hacernos una idea de lo que está carrera es y ha sido a lo largo de la historia: Oihana Kortazar, Aritz Egea, Tom Owens, Jan Margarit, Aitziber Ibarbia o Marco de Gasperi.

 

Skyrace Comapedrosa

 

 

 

¿Qué es lo que hace que una carrera de tan sólo 21 kilómetros atraiga a corredores venidos de todos los rincones del mundo? Pienso en esto mientras me dirijo al encuentro de Marc Pinsach. Sin duda, el hecho de ser una de las pruebas más importantes de las Skyrunner® World Series es uno de los motivos. Pero hay más. La atmósfera que se vive en las calles de Arinsal durante los días previos a la carrera es muy especial. La presencia de los mejores corredores  y corredoras del mundo siempre dispuestos a conversar con aquellos otros no tan conocidos tiene mucho que ver. También está el hecho del entorno por donde transcurre la carrera. Es realmente bello. Y salvaje. Muy salvaje. La subida desde el Pla de l’Estany a la cumbre del Comapedrosa (2.942 metros) es brutal. Basta decir que se salvan unos mil metros de desnivel positivo en algo menos de dos kilómetros. En una charla informal, oía a Albert Jorquera decir que él pensaba que se trataba de la subida más exigente de todo el circuito de carreras de la ISF. Y esto son palabras mayores. Pero es que el descenso desde la cumbre hasta la línea de llegada situada a 1.500 metros de altitud no se queda atrás. Su belleza es desgarradora y los ritmos que se alcanzan bestiales. De esto puede dar fe Petter Engdhal, quien en la pasada edición sufría una peligrosa caída marchando en cabeza con Kilian Jornet. Este último no dudo en detenerse para ayudarle. Como también lo hizo en meta junto a Pascal Egli cuando el corredor sueco se desplomó justo al  cruzar la meta. Sé que este tipo de comportamientos son habituales en este deporte y forman parte de su ADN, pero quizás, y digo sólo quizás, se acentúan en una carrera como la Skyrace Comapedrosa. Por algo nadie duda de que es icónica. Son sólo 21 kilómetros. Pero es que ninguno de ellos tiene el más mínimo desperdicio, como podrán comprobar todos los que el fin de semana del 28 de Julio se acerquen a disfrutar del pequeño país de los Pirineos.

 

 

 

 

 

 

 

 

Más información sobre Skyrace Comapedrosa

Tags:
No Comments

Post A Comment

SUSCRIPCIÓN GRATUITA

SUSCRÍBETE Y RECIBE CADA MES
LA REVISTA KISSTHEMOUNTAIN
DE MANERA GRATUITA

¿Aceptas el uso de cookies? más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar