Dani Fuertes

Carlos Logroño “Citro”. Sin límites.

 

Carlos Logroño Citro

 

Artículo publicado en Kissthemountain #20. Límite. 
Por Kissthemountain. Octubre 2017

 

C  

itro es un escalador muy respetado. Cuando hemos hablado con distintas personas sobre él preparando este artículo, las palabras leyenda o mito han sido frecuentemente utilizadas para describirle. Para nosotros ha sido un placer mantener una conversación con alguien que cada año se reinventa y sigue escribiendo parte de la historia de la escalada de este país.

 

Kisthemountain: Ayer estuve hablando con Javipec [fotógrafo de escalada que colabora habitualmente con Kissthemountain] para pedirle que me preparase unas fotografías  y que, ya que él te conoce bien, me orientase un poco sobre el contenido de esta charla. Me sugirió que quizás sería interesante no llevarla desde un punto de vista excesivamente técnico, sino más bien sobre tu forma de entender este deporte  y su evolución. ¿Cómo lo ves?

Citro: Bien Juanmi, pero es una historia muy larga [Risas]. Piensa que comencé en este mundo cuando la televisión era en blanco y negro, no había telefonía móvil y las revistas eran en papel. [Carlos tiene en la actualidad 47 años].

K: Bueno, vamos poco a poco… ¿Cuáles son tus primeros recuerdos de la escalada?

C: ¡Ni los recuerdo ya! [Risas]. Empecé por casualidad. Estando en el colegio en la EGB, los curas nos llevaban de excursión a los Mallos de Riglos. Vi a unos escalando y me dije que yo quería hacer algo de eso. Tendría 14 años. Hice algún curso y, desde entonces, no he parado. Eran los ochenta y estaban empezando las primeras competiciones. La primera que se hizo fue en Panticosa. Nos dedicábamos a hacer vías largas como fuese, agarrándonos a todo. Fíjate que hemos pasado de llevar pies de gato de bota, a lo que hay ahora, gatos de punta redonda, por decirlo de alguna forma.

K: Carlos, muchos que te conocen destacan que aunque vayas cumpliendo años, siempre te estás reinventando. Este año ha sido la primera en libre de La Fuerza de la Gravedad [fisura de techo 8b+ sin chapas], el año pasado Desafiando a Noa [8c+]… ¿Qué es lo que te motiva para seguir adelante un año tras otro intentando estar ahí arriba?

C: Pienso que si sólo te dedicas a una cosa, la motivación se acaba. Yo he tenido la suerte de tocar muchas facetas de la montaña y practicar disciplinas diferentes. Hielo, dry tooling… Buscas motivaciones para seguir haciendo deportiva que para mí es la BASE de todo y lo que me da la fuerza y el gesto para luego hacer otras disciplinas de la montaña. Trato de ponerme objetivos no muy a largo plazo y que no sea una locura poder llegar a hacerlos preparándolos específicamente. Cosas que me gustan y me emocionan. La primera vez que vi la línea fue hace ya 20 años [Carlos habla de La Fuerza de la Gravedad]. Una fisura en techo que consideré inescalable en libre. Pero ahora tienes más experiencia, la motivación es diferente… Pillas las cosas de otra manera. Ya no es subir por subir. Las primeras 7, 8 o 10 veces la hice en artificial buscando las soluciones para escalarla en libre. Hubo un momento en el que estaba derrotado. No encontraba una solución a una zona de la vía que era una roca un poco “extraña”. No sabía si iba a aguantar o iba a acabar cayendo aquello. Al encontrar la solución a pequeños tramos, aumenta tu motivación. Se trata de ir buscando objetivos. No sé si me entiendes. En mi caso, si sólo hiciera escalada deportiva, tendría un poco de saturación. Veo necesario hacer otras cosas. Las motivaciones son diferentes para cada uno.  Hay otra gente que no lo necesita, pero yo tengo la suerte de hacer hielo y otras disciplinas. El año pasado, por ejemplo, estuve en Islandia escalando en hielo, haciendo glaciares. Vienes con energías renovadas.

K: ¿Qué tienes en mente ahora?

C: Tengo varios proyectos. Uno de ellos es otra vía en Rodellar de 8c+ o así. A la vez combinar todo esto con hacer una vía de largos en una gran pared. Es llevar la escalada deportiva normal a este terreno.

K: ¿De qué te sientes más orgulloso?

C: De seguir teniendo motivación para seguir escalando y de la cantidad de gente que he conocido a lo largo de esta vida. Los logros deportivos al final no son más que eso, logros. Eso lo puede conseguir cualquiera. No me considero más que los demás. Soy una persona normal. La única diferencia está en el cerebro. El mío puede que esté más loco que el tuyo pero nada más. Alcanzar logros y hacer las cosas porque son aspiraciones y metas que te pones a ti mismo, y animan a otras personas a que quieran hacer lo mismo cuando quizás a ellos no se les había ocurrido… Pero ya está. No hay más. Soy una persona normal que sólo quiere tener la motivación para seguir haciendo lo que le gusta.

 

Carlos Logroño Citro

 

Carlos Logroño Citro

 

K: Tuviste un accidente grave, ¿no?

C: Fue con 22 o 23 años, cuando no existían las cuerdas largas. Me até a la cuerda sin mirar el nudo. Se deshizo. Fue muy grave. Tardé 9 meses en recuperarme y volver a andar. Quedó en eso. Me rompí medio cuerpo, cadera, pelvis, manos, los radios de los dos brazos… Lo bueno de aquello es que no me acuerdo de nada y no me creó tanto  trauma. Cuando me preguntan cómo puedo seguir escalando después de eso, siempre digo que es porque no recuerdo nada. 

K: En las últimas semanas hemos visto a Adam Ondra logrando el primer 9c de la historia en Flatanger (Noruega), o a Margo Hayes  anotándose la histórica vía de Céüse (9a+) estrenada por Chris Sharma en 2001. Si no me equivoco, esta vía le llevó resolverla a Sharma cerca de dos años. ¿Por qué ocurre esto? ¿Cómo consigue hacer Margo Hayes con 19 años una vía que a Chris le costó tanto? ¿Tanta es la evolución?

C: Esto es muy fácil. Es la evolución natural de cualquier deporte. Admiro muchísimo lo que ha hecho Margo. Todo su sacrificio, motivación y cómo escala, que es algo realmente impresionante. Y Adam tres cuartos de lo mismo. Su forma de escalar, el sacrificio que hacen para entrenar… Conozco a Adam y sé todo lo que le ha costado. Harán cosas más duras porque ya saben de lo que son capaces. Es como con los 100 metros lisos. El primero que bajó de los diez segundos es porque estaba ya muy cerca y se puso esa meta. Creyó en ella. Era su principal objetivo. Cuando lo consigue, los que vienen por detrás saben que es posible superar ese límite. Si alguien está intentando rebasarlo, ahora sabe que es posible. Cuando Chris se enfrentó a esa vía, todo era más complicado. Nunca se había escalado. Está uno solo luchando contra unos métodos, contra su psicología, contra algo que nadie ha hecho. Si sabes que alguien lo ha logrado, la mentalidad cambia automáticamente. Si el récord del mundo es 9:82, es porque alguien ya lo ha hecho. Hay referentes. Es lo que pasa con las repeticiones de vías. En las primeras no hay métodos de cómo hacer un movimiento. Estás buscando todo. Cuando alguien va a repetir, es posible que incluso haya visto vídeos de cómo se resolvieron determinados movimientos.

 

Carlos Logroño Citro

 

Carlos Logroño Citro

 

Puede que al que hizo esa vía por primera vez, resolver algunos de ellos le costara una semana. Es más fácil alcanzar esas metas cuando sabes que se han superado ya.

K: El saber que alguien lo ha hecho ya…

C: Claro, psicológicamente ya no es tan duro como para aquel que va a intentarlo de primeras. Una vez que está hecha, el que va a repetir sabe que alguien ya ha sido capaz y prueba con otra mentalidad.

K: ¿Hay vías que Adam Ondra, por ejemplo, intenta y da por imposibles?

C: No es que las dé por imposible, sino que sabe que son muy difíciles y que le llevarán mucho tiempo. Cuando ves a Adam hacer algunos movimientos, te das cuenta de lo increíble que es su cabeza para pensar en esa posible solución.

K: ¿Esos se puede entrenar?

C: No, se entrena la fuerza y se aplica escalando o imaginando. Cuanto mayor sea tu imaginación, más posibilidades tendrás de realizar ese movimiento. Si miras los libros antiguos de escalada, se decía que había que tener cuatro puntos de apoyo. Para mover un punto tenías que tener otro buscando el cuarto. Hoy en día, en la escalada moderna, se ve que las teorías de Rébuffat eran buenas para su época. En esta época, con la evolución del material y del entrenamiento, las cosas han cambiado. Basta incluso con un único punto de apoyo.

K: ¿El material ha evolucionado tanto como para ayudar a Margo a reducir tan considerablemente el tiempo de Chris?

C: No. Lo que ha evolucionado en el caso de Margo, no ha sido el material. Han sido las barreras psicológicas. El material que usó Chris en aquel momento y el de Margo se diferenciarán en 500 gramos. Son la psicología, la fuerza de las personas y los entrenamientos. Ahora hay entrenadores profesionales y gente que se entrena muchísimo más y con diferentes métodos. Ahora se es más fuerte. El cuerpo humano tiene una evolución que hace que se vayan superando sus propios límites. Cada persona es un mundo y cada uno evoluciona de forma diferente. También está la genética. Por mucho que entrenes es muy difícil llega al nivel de Adam o Margo.

K: Carlos, hablemos del físico… ¿Te ves más limitado que hace diez años?

C: [Dudas y risas]. No tengo ni idea...

K: Te cuento porque yo que tengo 44 y hago carreras por montaña de larga distancia, veo que corro igual o incluso mejor que hace cinco o seis años.

C: Lo que notas es que con la edad tu resistencia aumenta mientras disminuye tu potencia. Tambien ganas experiencia.

K: En una carrera larga puedo codearme con chavales de 28 años, pero en una de diez kilómetros tengo menos que hacer… ¿Es igual en la escalada?

C: Es muy parecido. La gente mayor hace vías menos explosivas y más largas. Es más fácil ganar resistencia que fuerza. Compensa más mantener esa resistencia que intentar mejorar esa explosividad.

K: ¿A la hora de graduar una vía se tiene también en cuenta la exigencia de resistencia, o sólo potencia y destreza técnica? ¿Me explico?

C: A la hora de graduar vías se tienen en cuenta muchas cosas. Yo soy el primero que dice que no tengo ni puta idea de graduar vías. Yo las clasifico entre las que puedo o no puedo subir. Igual propongo algo orientativo por decir algo. Lo del grado es una cosa muy relativa. No hay unos parámetros o unas reglas fijas. No sé… Igual a mí la vía o algún movimiento se me daban mal… Cada persona es un mundo. He estado escalando con un chico belga de casi dos metros que llegaba a una presa en un movimiento cuando a mí me exigía dos. Uno puede pensar una cosa y yo otra…

K: La escalada ha evolucionado muchísimo desde que empezaste. Dime aspectos negativos que veas en esta evolución.

 

Carlos Logroño Citro

 

C: Podría hablarte de una mayor competitividad, pero no sé… En toda la evolución hay cosas que gustan más y otras menos. Hay que acostumbrarse a convivir con ellas. Todo tiene su parte positiva o negativa. Algunos te dirán que es malo que este deporte se esté haciendo demasiado popular, pero sin embargo esto es bueno para las marcas de material deportivo. Para mí hay cosas motivantes y otras no tanto. No creo que las cosas sean malas o buenas. Te pueden hacer más o menos gracia, pero es lo que hay. Es como cuando salió la fotografía digital. Había y hay fotógrafos que dicen que no les gusta, que no es tan puro. También pienso en los medios digitales. Es similar a si te preguntarán al final de tu vida de qué te arrepientes. Pues me arrepiento de muchas cosas y no me arrepiento de nada. Esto es lo mismo. De nuevo todo es muy relativo. Hay que convivir con ello y no pasa nada. Disfrutar de lo que uno hace.

K: Si miras un poco hacia atrás, ¿qué queda de ese Citro de los 14 o 16 años?

C: De aquel Citro queda sólo el nombre [Risas]. Es lo que hemos dicho antes. Ha evolucionado pero sigue siendo un tío que gasta las mismas bromas… Claro que también lo ha hecho mi escalada, pero lo importante es que me sigo divirtiendo. También están las responsabilidades que te pone la vida o que te pones a ti mismo. Yo he seguido un camino y no me distraigo. Lo que queda son las ganas de seguir escalando. Quizás antes tenía más y ahora menos. Aunque tal vez no.

K: Citro, miras a la vida con mucho optimismo.

C  Es parte de la evolución. Todo aporta. Me gusta ver la vida así. Cuando volví a nacer después del accidente se reforzó mi idea de pasármelo bien en la vida. Hasta donde llegue. Como he visto el final tan cerca, por decírtelo de alguna manera, veo las cosas de otra forma. Al final hay que valorarlo todo positivamente y aceptarlo como viene.

K: Te han hecho embajador en España de Singing Rock, ¿no?

C: Sí, ya estaba en internacional como embajador, pero querían tenerme como imagen en España. [Singing Rock es una marca de la Republica Checa]. Ahora todo será más fácil. Me gusta esta marca. Lo que más es que es de escaladores que desarrollan productos para escaladores.

 

Carlos Logroño Citro

 

Carlos Logroño Citro

 

Eso se nota a la hora de hacer material. Escuchan mucho tu opinión. Por ejemplo, la estructura interna de los arneses está asesorada por un médico checo, para que su forma se adapte perfectamente a la cadera. Las cuerdas tienen una gran durabilidad y manejabilidad, ligereza y resistencia… Es una marca que me va realmente bien.

K: Sobre todo hecha por escaladores y para escaladores…

C: Exacto. Cuando la vives desde dentro es muy motivante. Además me lo paso muy bien con ellos. Cuando estoy con el jefe incluso nos vamos a tomar cervezas.

K: ¿Cómo te entiendes? ¿En inglés? ¿Se hablan mejor los idiomas cuando uno se toma unas cuantas cervezas?

C: [Risas]. Entiendo hasta el checo.

K: ¿Y tu relación con La Sportiva?

C: Me patrocinan y soy parte de su imagen. Me siento realmente feliz con ellos.

K: ¿Qué gatos has utilizado para La Fuerza de la Gravedad?

C: El Miura de cordón. Me han ido muy bien. Tienen un gran ajuste. Uso también mucho el Solution. Es el gato por excelencia por su polivalencia.

K: Me gustaría terminar pidiéndote a ti mismo que te hagas una pregunta.

C: Yo siempre me he preguntado por qué escalamos. Realmente no lo sé. Es subir para bajar. No hay una explicación lógica pero es una adrenalina que necesitas. A veces es una mierda, sufres, te caes.  Te vuelves loco cuando lo haces muchas veces. Es algo muy pasional. La neurona esa… Yo quiero ir a roca realmente.

K: Javipec acaba de hacer 8b. ¿Has estado con él después de eso?

C: Estuvo aquí el otro día y nos estuvimos echando unas risas. Está muy contento y motivado. Lo que pasa es que tiene una combinación mala que es ser fotógrafo y escalador.

K: Pásalo muy bien este fin de semana en Rodellar en el Climbing Festival de La Sportiva. Da recuerdos a Ander Lasagabaster, a Patxi Usobiaga, a Javi Morales… ¿A quién engancharás para tomar unas cervezas por la noche?

C: A todos. Espero no haberte dado mucho la chapa.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

SUSCRIPCIÓN GRATUITA

SUSCRÍBETE Y RECIBE CADA MES
LA REVISTA KISSTHEMOUNTAIN
DE MANERA GRATUITA

¿Aceptas el uso de cookies? más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar