Adam Ondra

Adam Ondra. El genio escalador.

Adam Ondra 1

 

Artículo publicado en Kissthemountain #22. Alma. 
Por Kissthemountain. Diciembre 2017

 

Quizás haya sido lo normal que el primer 9c de la historia lo haya realizado una persona que lleva escalando desde que tenía dos años, que disfruta de todo el proceso para lograrlo sin convertirlo en una pesadilla, que se esfuerza al cien por cien de manera casi obsesiva en cada entrenamiento, y que no se conforma con escalar de una manera técnica casi perfecta y busca la ayuda en especialistas en el funcionamiento del cuerpo humano. Siempre pensé que Adam era un genio. Después de hablar con él, no me cabe ninguna duda.

 

Kissthemountain: Me gustaría que cerraras los ojos y me hablaras de que ves si te pido que busques tus primeros recuerdos vinculados al mundo de la escalada.

Adam Ondra: Es muy difícil porque las primeras experiencias son de hace muchísimo tiempo, de cuando era muy pequeño. No tengo unas primeras imágenes bien definidas. Lo que sí te puedo decir es que en mi familia todos escalan, y que si con dos años veía a mis padres y a sus amigos escalar, de forma natural, yo también quería hacerlo. Imagino que para no ser el único que no lo hacía. Así que casi se puede decir que tuve que escalar porque era lo natural, no porque me presionaran mis padres. Con seis años, ya veo todo más claro. Recuerdo estar probando una vía bastante complicada, un 6a, en la escuela de cerca de casa. Ese recuerdo sí que es muy nítido. Disfruté tanto que me animó a seguir escalando. Luego llegaron las primeras competiciones en las que me motivaba muchísimo no ser capaz de ganarlas. Desde esos momentos quise pasar mucho tiempo en el rocódromo para entrenar y prepararlas mejor. Tengo mucha ambición. Si quedaba tercero, estaba contento, pero con ganas de vencer en la siguiente ocasión.

K: Creo que en 2009, en China, el Campeonato del Mundo lo perdiste con Patxi [Usobiaga] en el último momento…

A: [Risas]. Sí, es verdad.

K: Como ha cambiado la cosa… Ahora es tu entrenador.

A: Sí, ese momento fue muy importante en mi vida. Nos acercó mucho. Era en mi primera competición internacional, en el Campeonato del Mundo de China. Yo gané la vía de semifinal. En la final sabía que Patxi había hecho top. Para ganar tenía que hacerlo yo también, pero caí en el último paso por los nervios.

K: Bueno… Está bien. Patxi merecía ser campeón del mundo, ¿no?

A: Exactamente, y además para mí fue más motivante no ganar el campeonato en mi primera participación.

K: Adam, cierra de nuevo los ojos y háblame de los diez segundos que siguieron al encadenamiento de Silence [Primer y único 9c de la historia realizado en Flatanger, Noruega].

A: Para mí hay dos momentos muy intensos en el día del encadenamiento. El primero es cuando estaba en la parte clave. Siempre me parecía muy dura. Incluso cuando sólo probaba los pasos de esa zona. Ese día estaba muy relajado y a la vez plenamente concentrado. Es muy difícil agarrar cada presa con la perfección y la precisión con las que lo hacía en ese momento. Notaba que todo fluía perfectamente. Era un sentimiento muy raro. Todo era preciso y perfecto y a la vez estaba tan relajado… Mentalmente no he escalado nunca tan bien como lo hice en Silence. Era un momento de “silence” en mi cabeza. Sentía que hacía fácil cosas realmente complicadas. El segundo momento que no olvidaré jamás es cuando alcancé la reunión. Todo fue muy intenso. Las emociones eran tan fuertes que ni tan siquiera podía sacarlas de mí. Normalmente cuando consigo algo complicado, grito para liberar, pero esta vez no podía. Sólo llorar, pero muy débilmente. Fue un minuto de casi “silence”.

K: ¡Qué intenso! En ese momento eres consciente de lo que has conseguido y de todo lo que has luchado...

A: Fueron dos años trabajando esta vía.

K: EL otro día hablaba con Carlos Logroño, Citro, de parte de la evolución de este deporte. Resumiéndote, me venía a decir que la mayor evolución había sido mental. Me ponía un ejemplo que me hizo entenderlo claramente. Decía que la primera vez que se bajó de 10 segundos en los 100 metros lisos fue porque se estaba ya tan cerca que los atletas empezaron a creérselo. Este ejemplo me lo puso cuando le preguntaba por el reciente 9a+ de Margo Hayes en Céüse, una vía que ella hizo en relativamente poco tiempo cuando a Chris Sharma le había costado unos dos años. Le preguntaba cómo era posible eso, o tu 9c, y él me decía que la mente de Margo, por un lado, ya sabía que alguien había hecho esa vía, y en tu caso, que suponía dar un pasito más a tus 9b+. Hablaba del poder de la mente cuando los retos se ven casi al alcance.

A: Es así en escalada. Creo que las chicas en los últimos años tenían nivel para hacer 9a, 9a+ o 9b, pero también pienso que ni tan siquiera habían probado porque pensaban que era imposible. Sólo en los últimos años todo esto está cambiando, y es precisamente por lo que te decía Citro. Sube el nivel, está claro, pero creo que el mayor componente es mental. Es sólo el comienzo. En este tipo de vías es muy posible que las chicas puedan escalar incluso más que los hombres.

 

Adam Ondra 2

 

Adam Ondra 3

 

K: ¿Esa barrera psicológica que acabas de romper con el primer 9c de la historia, hará que en un tiempo no muy lejano, alguien vuelva a hacer ese grado? No sé si en Silence o en otro lado…

A: No te puedo decir si pronto o tarde, porque sólo Chris Sharma y yo hemos hecho 9b+. Estoy seguro de que Alex Megos tiene nivel para hacerlo, pero hay que tener en cuenta que la parte mental para hacer 9c es casi más importante que tener el nivel técnico. No creo que nadie pueda hacer 9c en los próximos días. Hay que probarlo, tienes que obsesionarte con ese proyecto y a la vez, a pesar de probar durante muchas semanas, disfrutar del proceso. Eso es realmente difícil. Estoy seguro de que hace unos años no podría haber hecho Silence, pero ahora, ha sido clave la experiencia. El proceso de probar Silence, nunca se convirtió en una pesadilla, y eso es muy difícil de conseguir. Siempre disfruté. Sabía que era un proceso complicado, pero no fue una pesadilla. Esto fue clave.

K: ¿Por qué ha sido Adam Ondra el primero en hacer 9c? Tú has sido el que has roto esa barrera psicológica que hará que otros prueben con el tiempo…, pero ¿por qué tú?

A: Hay muchos factores. Seguramente sea porque tengo talento, porque mis padres me han ayudado mucho para poder viajar por Europa a escalar cada fin de semana en roca,  por todas las competiciones que he hecho… Pero creo que lo más importante es que la escalada me gusta demasiado. En todos los entrenamientos, cinco horas al día, seis días a la semana, durante veinte años, me he esforzado al máximo. Ha sido duro, pero a mí me gusta. Si no lo haces de esta manera, se convierte en un sacrificio muy difícil de conseguir, pero yo, a pesar de la dureza, lo disfruto. Es muy difícil que a alguien le ocurra lo mismo.

K: Pero seguro que también le gusta a Chris Sharma o a…

A: A Chris le gusta mucho escalar, pero creo que no tanto entrenar a muerte como a mí o como a Patxi Usobiaga. Eso es difícil cambiarlo.

K: Adam, te he oído decir que si Silence no tuviese ese reposo para rodillas, podría llegar a ser un décimo grado.

A: Estoy absolutamente seguro. La vía sin esos reposos es casi 10a+. Es algo imposible para mí. No sé si se podría hacer. Seguramente sí, pero no yo… Porque el boulder que hay que escalar en mitad de la vía es muy duro. Esos 15 movimientos son de los más duros que he hecho jamás. Y la cosa más loca es que este boulder está en mitad de la vía. Sólo gracias a esos reposos, es duro pero posible. Podía descansar y sentirme de nuevo fuerte como al principio de la vía.

K: Pero… Si dices que tú nunca podrías hacerlo, ¿quién? ¿Otros escaladores con otras condiciones? ¿Hacerlo sin reposo lo convierte en una vía imposible en la actualidad?

 

 

Adam Ondra 4

 

Adam Ondra 5

 

A: Sí. Siento mucha curiosidad por ver cómo será el nivel dentro de 20 años. Entonces creo que será posible.

K: ¿Pero por qué? ¿Por la evolución de la condición física, técnica o mental?

A: Hay mucho espacio para mejorar y trabajar mediante el entrenamiento. Escalar es aún una cosa muy compleja. El entrenamiento físico sí ha evolucionado bien, pero no se ha llegado a juntar con el entrenamiento de la técnica. Saber utilizar cada músculo del cuerpo a la perfección es algo que puede evolucionar y susceptible de mucha mejora. También el aspecto mental. Hay mucho por evolucionar. Es como si tuviésemos un niño de 5 años con el que se pudiera trabajar mucho la técnica. En eso ando últimamente. Siempre me he concentrado mucho en la técnica, en escalar cien por cien perfecto, en utilizar la menor fuerza posible para encadenar una vía. Hace unos años pensaba que escalaba casi a la perfección, y que sólo podía mejorar con entrenamiento físico, pero ahora me he dado cuenta de que no es verdad. Sí que puedo aún evolucionar mucho con el entrenamiento físico, pero más con la técnica. Hay aspectos que nunca había pensado.

K: Era algo sobre lo que quería que hablásemos. Sobre motivación y cómo está puede basarse en aspectos en los que es posible aún mejorar.

A: Sí, Juanmi. No tengo ningún problema con la motivación. Me gusta escalar y eso es así, natural. Motivación para hacer una vía como 9c donde hay que probar durante 15 semanas para lograrlo es algo que… Las vías más duras me inspiran más, se ven más impresionantes y me hacen entrenar y querer estar fuerte para poder escalarlas. Al final disfruto más con este tipo de vías. Me gusta que la escalada no sólo sea un deporte físico, sino algo más. Me motiva mucho el hecho de haberme dado cuenta de que puedo mejorar mucho en la técnica.

K: ¿Esas mejoras técnicas las hablas con Patxi Usobiaga…?

A: Sí, claro, pero con Patxi hablo sobre todo de la periodización y de los programas de entrenamiento. Esto lo controla muy bien. También hablamos algo de técnica, pero de lo que te hablo, es necesario trabajarlo con fisioterapeutas. Creo que éste es el futuro. Tener un coach para los programas de entrenamiento y alguien en tu equipo que conozca muy bien el cuerpo y su funcionamiento. De esta manera puedes escalar mejor y vías más duras, y a la vez lesionarte menos.

K: Cuando hablas de fisioterapeutas te refieres no sólo al tratamiento post entrenamiento para la recuperación similar a la que puede hacer un ciclista en el Tour de Francia…

A: Claro, no es sólo una cuestión de recuperación. Un fisioterapeuta puede mirar cómo escalo y dar algunos consejos. Te pongo un ejemplo. Es muy importante la posición de tus hombros en la escalada. Si no los colocas adecuadamente, estás utilizando más bíceps y pectoral, y esto puede no ser tan eficiente. Si la posición es mejor, compensas con toda la espalda que tiene mucha más fuerza que bíceps y pectorales. Pero para la mayoría de los escaladores es natural y casi instintivo seguir hábitos que quizás no sean los más adecuados. Por ejemplo, cuando tenemos dos verticales, hacer una comprensión con los pectorales. Esto es impulsivo en los escaladores. Pero es posible hacerla con los músculos de la espalda. Y como te digo, estos tienen más fuerza y el movimiento es entonces menos lesivo. Hacerla con pectorales es demasiado intenso para codos y hombros.

K: ¿Tienes ya en tu equipo estos especialistas?

 

Adam Ondra 6

 

Adam Ondra 7

 

A: Este año he encontrado a Klaus Isele, de Austria. Me ha ayudado muchísimo.

K: Adam, te he oído decir, hablando de Silence, que el camino para hacerla ha sido más importante que el hecho mismo de lograrla.

A: Por cuestión de motivación es importante tener un objetivo, pero cuando estoy entrenando o probando el proyecto, la motivación más importante para mí es disfrutar del proceso, tener objetivos pequeñitos. Sólo cuando me siento desmotivado o demasiado cansado para entrenar más duro cuando sé que es necesario, me ayuda pensar en el objetivo grande. “Ok, ahora tengo entrenar porque quiero hacer este 9c”. Pero intento no utilizar este argumento demasiado, sino sólo en los momentos más necesarios, en los que por el cansancio no disfruto del proceso de entrenamiento.

K: Silence es la vía que más te ha costado, pero sin embargo Dawn Wall fue algo especial y diferente, quizás no tanto por el esfuerzo físico o técnico, pero sí por romper con todo.

A: Dawn Wall era una vía especial porque no tenía experiencia en big walls. Había hecho unas paredes de 400 metros pero muy bien equipadas, de parabolts, pero en  Dawn Wall no hay sólo parabolt, tienes que utilizar protección natural u otras protecciones fijas que no son muy buenas. Es una escalada muy dura técnicamente porque la roca tiene poca adherencia y tacto, con muchas fisuras. Es realmente difícil. Nunca había escalado en Yosemite y los primeros días ni siquiera sabía qué hacer. Me  parecía todo súper duro. A la vez, hay muchos largos que son muy peligrosos y esto también es difícil desde un punto de vista mental. Yo, como amateur en big walls, escogí una de las más duras del mundo. Esto quizás fue un poco estúpido. Tendría que haber cogido una vía un poco más fácil, pero estaba muy motivado para probarlo. Al principio me parecía imposible. No tenía ninguna confianza en mis pies en estos largos tan raros, y necesité unas semanas de prueba para obtener esa confianza. Al final, aun siendo muy duro, algo cambió en mi cabeza y eso fue lo más importante. Después de unas semanas empecé a creer que la vía era posible.

K: ¿Volverás a Yosemite?

A: Sï, seguro. El Capitán es algo increíble y hay mucho potencial para hacer vías aún más duras que The Dawn Wall.

K: ¿Qué tienes ahora en la cabeza?

A: Quiero concentrarme en escalada deportiva y tratar de subir mi nivel en esta disciplina. Para el año que viene me gustaría hacer otro 9c. Vamos a ver si es posible.

K: ¿Algo pensado?

A: Hay demasiados proyectos. Sobre todo en Francia o Italia. También hay uno muy bueno cerca de casa. Es difícil saber si son 9b+ o 9c. Hay que probarlos mucho más y luego ver.

K: ¿Te motivan los Juegos Olímpicos de Tokio?

A: Sí me motivan, seguro, a pesar de que no me gusta mucho el formato. Tengo que aceptarlo. Eso será lo más difícil. Entrenar velocidad a pesar de que no me gusta nada. Será la primera vez que entrene para algo que no me gusta.

K: ¿Estás seguro de que quieres hacerlo?

A: Sí, sí.

K: Ahora que hemos hablado un poco de competición, te leo unas palabras tuyas: “La competición está bien porque es el único momento en el que te puedes medir con los demás, pero no me interesa hacerlo todos los años porque sólo lo veo como un deporte, no como un estilo de vida”.

A: Sí, es así. Las competiciones quizás me motiven a entrenar más específicamente, y a largo plazo, me ayuda a hacer vías difíciles en roca. También me gusta el hecho de entrenar para un determinado objetivo, para llegar en la mejor forma posible en un día y en una hora determinada. En la vía final tienes que mostrar todo lo que has entrenado antes, en cinco minutos. Eso es una cuestión muy física seguro, pero muy mental también.

K: ¿Trabajas bien esa presión?

A: Ha habido momentos en mi carrera en las competiciones en que lo hice súper bien. En el último Campeonato del Mundo en Paris en la final de dificultad, escalé muy bien mentalmente, casi imposible de superar.

 

Adam Ondra 8

 

Adam Ondra 9

 

K: ¿Entrenas este componente mental?

A: En cada sesión de entrenamiento intento darlo todo al cien por cien para que cuando llegue la competición o el momento clave de mi objetivo, esté preparado para darlo todo. Hacerlo así en el entrenamiento es bueno, porque éste es más eficiente y te prepara para cuándo de verdad lo necesitas, pero requiere mucha fuerza men

tal. Al final, no creo que sea difícil entrenar cinco horas al día, lo  complicado es darlo todo en cada movimiento.

K: ¿Qué habrías sido si no te hubieras convertido en escalador?

A: Sería una persona diferente porque la escalada me ha influenciado en casi todos los aspectos de mi vida. Es difícil de decir. Creo que para mí escalar y hacer los movimientos y ver el mundo desde arriba, es algo tan natural que si en mi familia no hubieran escalado todos, quizás más tarde, pero hubiese dado con ella.

K: Es tu forma de vida…

A: No puedo imaginarme la vida sin escalar. Dentro de 30 o 40 años seguiré escalando. Seguramente no en nivel 9c, pero hacer vías en roca me hace feliz.

K: ¿Te exige mucho sacrificio este tipo de vida o te sale de forma natural? Tienes 24 años. Habrá veces que te llamen amigos para tomar unas cervezas o salir por ahí de noche y tendrás que decir que no porque al día siguiente tienes que entrenar. ¿Para ti esto es sacrifico?

A: Alguna vez claro que es sacrificio y tengo que decir que no cuando me apetece, pero creo que es muy importante tener un equilibrio entre sacrificio y disfrute. Aunque tomar unas cuantas cervezas puede no ser bueno para recuperar, también sé que me puede relajar, y la parte mental es también muy importante. Si haces demasiado sacrificio, luego tienes esta presión que es casi imposible soportar. Lo importante es lograr un buen equilibrio entre concentración en el deporte y de sentimiento de no estar sacrificando demasiado. Para cada persona el equilibrio está en un punto diferente. En mi caso, no tengo sentimiento de sacrificarme demasiado, aunque otros puedan pensar que sí.

K: Equilibrio…

A: Es lo más importante en la vida en general.

 

Adam Ondra 10

 

Adam Ondra 11

No Comments

Post A Comment

SUSCRIPCIÓN GRATUITA

SUSCRÍBETE Y RECIBE CADA MES
LA REVISTA KISSTHEMOUNTAIN
DE MANERA GRATUITA

¿Aceptas el uso de cookies? más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar